No me cansaré de repetirlo… hay que hacer algo más que meter palomas en un camión, tenemos que hacernos visibles, llevar nuestra pasión a los futuros colombófilos que, sabiéndolo o no, esperan por ella.

palomasdavidreboredoEn ocasiones este tránsito hacia la gente llega de la forma más inesperada.
A todos nos gustaría que la gente identificase nuestra afición con los colegios en el día de la paz y no violencia, los enlaces matrimoniales, las ceremonias de inauguración de las olimpiadas, o las celebraciones por el futuro centésimo cumpleaños de Nelson Mandela.

Pero hay gente que va más allá. Son ellos los que con un golpe de realidad hacen que te enorgullezcas de pertenecer a un colectivo como el nuestro, recordándote que puede que ya no necesiten de gente como nosotros para enviar mensajes escritos del punto “A” al punto “B”, pero que se nos sigue necesitando a la hora de lanzar mensajes con un calado más profundo, de esos que la cruda realidad ha demostrado que siguen siendo tan necesarios en pleno siglo XXI.

El Domingo 24 de Febrero, temprano por la mañana, mientras apuraba los últimos tragos de la taza de café en compañía de mi padre a las puertas de una fría mañana invernal de automóvil y entrenamiento de palomas en carretera, un aviso de Google en el correo electrónico me dejaba pegado a la pantalla del teléfono.

 

El titular de la Voz de Galicia en su edición de Vigo rezaba:

160 palomas mensajeras vuelan por el indulto de David Reboredo”.

Por un instante, taza de café parada a medio camino de la boca, me quedé pensando “eso sí que es tener un par, tú llevando palomas a los colegios y esta gente saliendo a la calle a sacudir la conciencia social del personal, con la que está cayendo…”

David Reboredo es un joven que tuvo la mala fortuna de cruzar su camino con esa lacra de la que tan poco le gusta hablar a la gente, las drogas.
Una senda oscura y miserable que más temprano que tarde acaba poniéndote frente a la justicia. Una justicia mezquina, la de este país, que a parte de cara es lenta y que viene a pedirte cuentas años más tarde, cuando gracias al apoyo de tu familia, al de tus amigos y al de tanta y tanta gente que se ha preocupado por ti, has conseguido recuperar la vida que te estaba esperando.

David Reboredo entró en prisión en Diciembre de 2012.
Personalmente no sé si es justo o no su encarcelamiento, esto no es una Web de derecho. El corazón me dice que no, que tal vez sea culpable de muchas cosas, pero que la vida que llevaba en la actualidad había conseguido redimirlo, en parte, de algunas de ellas.
Lo que sí sé es que un grupo de personas lo echa de menos y se desvive para que vuelva pronto a casa. Y entre estas personas había compañeros colombófilos del Club Mensaxeiras do Atlántico, unos “locos con palomas” transformando plumas en labor social.

Que sí, que no es lo más bonito del mundo relacionar a las palomas mensajeras con las papelinas de heroína, pero si hay algo grande y más en esta época que nos toca vivir donde parece que tener valores te condena a no salir nunca del fango, es hacer de tu afición una herramienta útil para que la gente pueda expresarse y una palanca para que un hijo perdido durante un tiempo pueda volver con su padre invidente, que lo está esperando con los brazos abiertos en casa.

Noticia y vídeo donde podemos ver a Juan Carlos Carballido y a Guillermo González, del C. C. Mensaxeiras do Atlántico mientras soltaban las palomas frente al Museo de Arte Contemporáneo de Vigo:

http://www.lavozdegalicia.es/noticia/vigo/2013/02/23/sueltan-160-palomas-vigo-pedir-indulto-david-reboredo/0003_2013021361621429135695.htm

 

Un abrazo a todos.

Carlos Padín Cores.

Comentarios  


#1 Carlos Padín Cores 18-03-2013 12:52
Parece que finalmente las valientes llevaron el mensaje a destino...

http://www.farodevigo.es/gran-vigo/2013/03/18/david-reboredo-sale-prision/776152.html

Me alegro por el padre de David y por los compañeros colombófilos que dieron la cara. Un ejemplo para todos.
Responder

Deja un comentario

Tu email no se publicará. Los campos obligatorios están marcados con un *




+ ARTÍCULOS DEL AUTOR

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR


Back to top