Un colega que también escribe en una revista de palomas se quejaba de los correos llenos de odio que recibe. Aún que yo no suelo cortarme un pelo, nunca tuve problemas. Los correos que recibo acostumbran a ser serios y, en ocasiones, hasta diferentes.
Lo que sigue es un ejemplo de ello:

Estimado Sr. S.

¡Qué obra de arte la de su último artículo! Cuanto más viejo, parece que sus artículos van a mejor. Seguro que tiene usted un gran conocimiento de las palomas. Cada vez que pienso para mis adentros que “mejor imposible” veo lo equivocado que estaba al leer el siguiente. Créame, leer sus artículos es como estar en el cielo.

¿Me sentí complacido? No, en absoluto. ¿Me dieron náuseas? No, tampoco. Porque sabía lo que vendría luego. Y no me equivoqué: Me preguntó entonces por 6 pichones a un precio especial, ya que era fan mío.

También está claro que este hombre no sabe cuantas preguntas llego a plantearme a mi mismo incluso después de llevar tantos años en este deporte. En esto me parezco a André Roodhooft.

Por raro que parezca, en colombofilia, los aficionados con peores resultados son los que más suelen presumir de ser buenos conocedores.

Parejas de cría.
Me atrevería a decir que he criado muchos y muy buenos deportistas a lo largo de estos años. Y esto fue por pura suerte en la mayoría de las ocasiones. Aún no sé cómo hacer una pareja que saque un fenómeno tras otro.

Hubo un tiempo en el que cuando hacía las parejas de cría pensaba que “nada va a ir mal”. Ahora sé algo más. Seguro que están al corriente de que he comprado algún que otro As Nacional y emparejado, por ejemplo, al mejor macho de toda Holanda con la mejor hembra de toda Bélgica. O cruzado al ganador de un nacional con otra ganadora de un nacional. Y que no me dieron nada. Desde entonces siempre digo: “Las parejas de cría no hacen súper-palomas, pero las súper-palomas hacen parejas de cría”.

Lo que quiero decir con esto es lo siguiente: Primero están ahí las buenas palomas y sólo más adelante será cuando sepamos si han hecho un buen trabajo.

Ahora ya saben por qué practico el emparejamiento libre, aunque procuro evitar la endogamia. Deberían cruzar si quieren conseguir grandes voladores. Para hacer dinero deben hacer consanguíneos.

Cuando por fin hayan conseguido criar a un “superclase”, podrán pensar... “Jaja, ahora ya tengo esa pareja de cría con la que siempre soñé”, y va y resulta que esa pareja sólo les da UN superclase mientras que los otros no sirven para nada.

A veces he escrito que no existen “parejas reproductoras”. Puede resultar exagerado, pero no demasiado. Incluso Klak ha dicho en alguna ocasión que nunca tuvo una denominada “pareja reproductora”.

¿Quieren saber lo que también me he encontrado? Cuanto más tiempo lleva un macho emparejado con la misma hembra, parece como si la calidad de los pichones fuese a menos. No hay una explicación científica para eso, pero muchos campeones han experimentado lo mismo. Por lo tanto, casi todos cambian las parejas cada año.

¿Y qué sucede con toda esa gente tan agradable que se dedica a hacer parejas cobrando por ello? Esos deportistas no deberían andar sueltos, pero pertenecen a un mundo aislado en el que no pueden contar historias.

Pérdidas y músculos.
Las pérdidas de pichones jóvenes son un tema de gran actualidad. ¿Cuál es la razón de esas pérdidas? No tengo explicaciones. Y tampoco sé nada de musculaturas. Por supuesto que soy capaz de notar cuando una paloma hincha, pero a mí eso me parece resultado de la forma, de una buena condición. Pienso que las palomas que ganan carreras de Larga Distancia con tiempo duro seguro que deben tener una buena musculatura. Pero podría ser que estas ideas resulten demasiado revolucionarias.

Ojos.
¿Y qué pasa con los ojos? Por favor, por favor, permítanme no discutir sobre ese tema.

Se han escrito libros sobre los ojos. También he podido ver en acción a esos “frikis” extranjeros con sus divertidas lentes para estudiar los ojos de las palomas. E incluso les he oído decir: “Buen o mal criador”. “Buen o mal volador”. “Buen velocista, buen fondista, bueno para tiempo soleado… y cosas semejantes”.

ojo paloma mensajera

¿Tan diferentes resultan las palomas del resto de los seres vivos?, suelo preguntarme maravillado. ¿Pueden decir los ojos de un perro si es buen cazador? ¿Puede ver usted en los ojos de un canario si canta ben? ¿Los ojos de un caballo le dicen a usted algo en relación a su capacidad en el hipódromo? ¿Tienen Messi y Cristiano Ronaldo ojos distintos al del resto de los jugadores normales de fútbol?

Los ojos pueden darnos datos sobre la salud, eso es cierto, pero por lo demás... Hmmm.

La iglesia de mi pequeña ciudad está llena de palomas comunes. Tienen ojos, como se supone que debe ser. Pero incluso 5 kilómetros les resultan una barrera infranqueable para regresar a casa.

Entrenamiento.
Algunos colombófilos holandeses de Largas Distancias afirman que las palomas deben entrenar al menos 3 horas diarias. Algunos belgas dicen que no hay nada mejor que el descanso. ¿Y qué digo yo? Una vez más, que no tengo ni idea.

¿Por qué?
¿Porque iba yo a concursar tan bien durante tantos años si resulta que sé tan poco de palomas? Personalmente pongo énfasis en ciertas cosas:

-Una salud natural de base.
-La suavidad de las plumas.
-Un buen equilibrio.
-Y por último, pero no por eso menos importante, los resultados de las carreras.

Las hojas de las clasificaciones constituyen mi propia biblia. Los resultados muestran si una paloma tiene buena musculatura, una buena ala, o los ojos correctos.

Y hay otra cosa que también hice bien: después de un año triunfal no me construí un palomar extraordinario ni puse más nidos en el palomar. Así que, como no tengo sitio para palomas buenas, me deshice de aves que serían buenas en otros palomares. El gran error de mucha gente es que enseguida piensan que una paloma es extraordinaria. ¿Todo súper? Esas palomas sólo se pueden encontrar en las subastas de internet.

Un hombre con buenos resultados. Pero como otros campeones, afirma saber poco de palomas.

La prueba.
¿Acaso soy demasiado modesto? Definitivamente no. Les voy a demostrar lo poco que sé de palomas.

-Le di una paloma a Knaven. Su descendencia hizo de él un campeón nacional.

rens vd zijde

Res van der Zijde posando delante de sus instalaciones

-Le vendí una pareja a vd. Zijde que le dio un As Nacional de Fondo.
-Cor Leytens consiguió dos palomas mías. Una le dio el que fue segundo en el campeonato del Mundo de Fondo y otra se convirtió en la madre de una Olímpica en Cortas Distancias.
-Bas Verkerk consiguió su “Bubbels”. Una hembra de cría como no hay otra.
-H. Kennis consiguió una hembra que se convirtió en la madre de un verdadero milagro que estuvo 4 veces entre los primeros 13 Nacionales.
-H. vd. Oetelaar me compró una paloma que le dio un pichón que se clasificó de primero entre 28.000 concursantes. Y su hermano se metió 3 veces entre los 8 primeros en los nacionales.
-Jespers vd. Wegen consiguió a su “Fleur”. Sus hijos reventaron los Nacionales.
-B. van Oeckel consiguió una paloma mía en una subasta. Resultaría ser la futura madre de un 1º, un 3º y un 13º Nacionales.
-Le di un macho a C. Verbree que acabaría siendo padre del mejor macho holandés y de la mejor hembra de Holanda.
-El As Nacional de Media Distancia de Pieper también es hijo de un macho mío y también fue el mejor pichón holandés en el 2011 (H. van Doorn).
-Le presté una hembra al belga Marcel Wouters. Resultaría ser la madre de su “Ad” que fue la mejor paloma de Bélgica: 1º As Nacional y 1º en las Olimpiadas.

Y así muchos y muchos más.

¿Creen ustedes que  toda esa gente llegaría a conseguir esas palomas si yo hubiera sabido lo buenas que eran?

Traducido por José Pereiro Francés.
Original publicado en: schaerlaeckens.com

Autor:
Ad Schaerlaeckens

Comentarios  


#1 jose luis 05-03-2014 19:34
Que buenos articulos escribe este sñr.
Gracias por traducir y compartir.
Un saludo.
Responder

Deja un comentario

Tu email no se publicará. Los campos obligatorios están marcados con un *





Back to top