Año tras año, cuando arranca la temporada de concursos para los yearlings, se ha convertido en costumbre el que se pierdan multitud de pichones durante las primeras sueltas de entrenamiento y las primeras 3 o 4 carreras. ¿Por qué se repite la misma dinámica año sí y año también? Al principio todos tenemos nuestros palomares llenos de espléndidos pichones y soñamos con que acaben figurando todos y cada uno de ellos en los puestos de honor del campeonato Nacional de palomas jóvenes. La pregunta es ¿cómo vamos a conseguirlo y cuántos pichones lograremos conservar del equipo original con el que comenzamos? Depende. ¿Pero de qué?

 

Lo que debe saber

 

La cantidad de yearlings que quedan tras las últimas carreras del campeonato depende de varios factores. Pero uno de ellos lo conocemos a ciencia cierta y puede influir mucho en el resultado. Cuanto más supere la temperatura los 20º C y más cercana sea a los 30, mayores serán las pérdidas de pichones. ¿Qué podemos hacer al respecto?

Ante todo, nuestros pichones deberían estar sanos, bien entrenados (al menos 5-6 veces hasta 60 km), superar los 3 meses de edad y saber beber en la cesta.

 

 

En segundo lugar, deberíamos tratar de mejorar las instalaciones de nuestros medios de transporte. E intentar reducir el número de aves por cesta, tan pronto como la temperatura exterior alcance los 25º Celsius.

En tercer lugar, la decisión en caso de posibles pérdidas de palomas jóvenes depende del sentido común del aficionado. O elige participar en la carrera, o deja a sus pichones en casa porque sabe que se avecinan problemas. O no hace nada, porque siempre ha sido así. Y tiene miedo al cambio. Entonces, ¿rematamos cada temporada con un palomar casi vacío de cara al próximo año? El próximo año criaremos más pichones, porque así nos aseguramos de que el remanente final de la campaña será mayor. ¿Y qué hacemos con la mala prensa que se genera tras cada suelta desastrosa? Nos limitamos a anotar todo en una extensa lista negra, mientras el presidente de la Federación observa de cerca cómo no se llega a ninguna conclusión. Entonces, un día no muy lejano, las organizaciones de bienestar animal enfocarán su punto de mira sobre nosotros.

 

¿Y entonces qué?

 

Comencemos buscando respuestas científicas.

¿Qué nos enseña la ciencia y qué podemos aprender de ella para optimizar las instalaciones de nuestros medios de transporte, la estancia en el punto de suelta y la liberación de las palomas?

 

Circunstancias climatológicas.

 

El clima (la temperatura, la calidad del aire que se respira y la circulación del mismo) dentro de una cesta situada en el camión, así como las circunstancias climatológicas externas son de gran importancia para la salud y el bienestar de nuestras palomas. En resumen, está muy relacionado con los resultados que tienen las aves de cada aficionado. De la misma forma el propio camión y las condiciones que se encontrará de camino al punto de suelta, juegan un papel importante. Alcanzar y mantener las mismas condiciones climáticas dentro de unas cestas que se colocan apiladas y muy próximas entre ellas, dentro del habitáculo del remolque de un camión, es harto complicado.

 

 

Es probable que después de este artículo de investigación, la próxima generación de transportes de palomas sea totalmente diferente de las que empleamos en este momento. El control total del clima dentro de un remolque de palomas requiere un gran esfuerzo, tanto en el diseño y la propia construcción, como en las instalaciones de carga de cestas y el sistema de ventilación.

 

Aprendiendo a controlar la temperatura.

 

Cuando aumenta la temperatura interior de una cesta llena de palomas que, a su vez, viaja dentro de un camión repleto de más cestas, el metabolismo de las aves que se encuentran en su interior se dispara, especialmente cuando las altas temperaturas se conjugan con un aire cargado de humedad. Cómo resultado, las palomas comienzan a usar las reservas de energía tan necesarias para regresar a casa y obtener buenos resultados. Expuestas al calor, las palomas tratan de regularse termicamente mediante la respiración, lo que conlleva la expulsión de calor corporal en forma de vapor de agua (humedad). Al recapacitar sobre esto, uno se da cuenta de que un sistema de ventilación fácil de controlar es sumamente importante. Este debería poder ajustarse de acuerdo a la variabilidad de las condiciones climáticas del transporte: cuando la temperatura sea elevada, una velocidad alta y cuando la temperatura sea baja, no queremos corrientes de aire, una velocidad más baja. Una corriente no deseada de aire frío enfriaría el cuerpo de las palomas, lo que acabaría por irritar las membranas mucosas de los ojos, la nariz y aquellas que se encuentran dentro de la cabeza del ave. De esta manera, las palomas acaban enfermando tarde o temprano. En aquellas ocasiones en las que la temperatura es alta, una buena ventilación se ocupa de enfriar el aire caliente y húmedo, reemplazándolo por uno más fresco y seco. De esta forma, las palomas pueden regular más fácilmente su temperatura corporal.

 

Dióxido de carbono.

 

El CO2 presente en altas concentraciones en el aire que se inhala, hace que el organismo se acidifique, lo cual tiene una gran influencia en la calidad de los resultados de la suelta. Este problema influye negativamente en la disponibilidad de energía de cara a los músculos. El contenido de CO2 en el aire respirado aumenta cuando la ventilación es insuficiente y disminuye frente a temperaturas más bajas. En el último caso, debemos tener cuidado de no ventilar demasiado. Cuando el contenido de CO2 aumenta en el aire, la concentración de oxígeno disponible disminuye rápidamente debido a la ingesta del mismo llevada a cabo por las palomas.

 

 

Amoníaco (NH3).

 

Cuando el aire inhalado contiene demasiado amoníaco, causa problemas en las vías respiratorias, los bronquios se irritan y este gas penetrante influye en el funcionamiento del sistema nervioso y los órganos de los sentidos. Por lo tanto, perjudica la capacidad de localización de la paloma mensajera, debido a lo cual tendrá problemas para encontrar el camino a casa tras haber sido liberada. De nuevo, una buena ventilación resuelve el problema. Elimina el amoníaco y reduce la humedad, evitando que se produzca una nueva concentración del amoníaco liberado a través de los excrementos acumulados de las palomas.

 

Polvo.

 

A través de las plumas y de los excrementos, se libera al ambiente polvo finamente particulado. Ponemos serrín en las cestas para que los pequeños excrementos se sequen rápidamente. Todo este polvo se pone en suspensión dentro de la caja del camión de transporte y es respirado por las palomas, transportando todo tipo de virus y bacterias, debido a lo cual, nuestras deportistas se infectan fácilmente con ornitosis y diversos tipos de enfermedades contagiosas. Una vez más, el problema se resuelve con un buen sistema de ventilación.
Después de dos años de transportar palomas en un camión más moderno, todos los miembros de nuestra asociación dicen que visitan con menor frecuencia al veterinario y usan menos medicamentos que antes.

 

Influencias del exterior.

 

También tenemos que pensar en los gases nocivos producidos por el escape del camión y el resto de los vehículos. Controlar bien este problema en un camión de transporte, mediante un buen sistema de ventilación regulado, se considera prácticamente imposible. Es de suma importancia la elección del punto de acceso del aire fresco desde el exterior. Este debería estar alejado del escape del camión. Sabemos que en los gases de escape de los vehículos hay CO2. Como vimos, este gas influye negativamente en la captación de oxígeno en sangre por parte de las palomas, tan necesario para alcanzar el máximo rendimiento. Tras su exposición, se necesita mucho tiempo para que los músculos de la paloma vuelvan a funcionar con normalidad, y entonces sucede que las aves vuelven demasiado tarde de una suelta.

 

Predicción temprana.

 

En junio ​​de 1996 predije un desastre inminente para las palomas cargadas en un camión lleno hasta los topes, en el cual se combinarían altas temperaturas interiores, una baja velocidad de desplazamiento debido a retenciones en el tráfico y un tránsito bajo un sol de justicia. Los responsables hicieron caso omiso de mi predicción que, tristemente, se hizo realidad un año después a las seis de la tarde en la autopista de circunvalación que rodea París. En un camión de palomas procedente de la región holandesa de Zelanda, muchas aves se asfixiaron. Al día siguiente, fueron liberadas temprano y la carrera terminó en un desastre total.  Más tarde, en el interior de las cestas, se encontraron muchas palomas muertas. Los aficionados de dicha región se pusieron inmediatamente en contacto conmigo para hablar sobre el problema, y el resultado de esta charla fue que en agosto de ese mismo año pudieron poner en marcha el camión de palomas más moderno de la época y muchas regiones siguen ahora el buen ejemplo.

 

 

Factores desfavorables.

 

Al recapacitar sobre lo que llevamos desarrollado en el presente artículo, nos percatarnos de que pueden suceder muchas cosas que tengan una influencia negativa en los resultados de nuestras aves:

  • Un camión que no está construido correctamente y, por lo tanto, la ventilación no está funcionando correctamente;
  • En caso de problemas, el transportista no sabe cómo y cuándo solucionarlos;
  • El lugar de entrada de aire es muy importante en relación con la calidad y la cantidad del mismo que respiran las palomas dentro del habitáculo;
  • Todos los colores, excepto el blanco, son perjudiciales para pintar el remolque de un camión de palomas mensajeras. El color blanco juega un papel importante cuando el viaje se realiza por el día y a pleno sol: menor aumento de la temperatura en el interior.

 

Mostrando el camino.

 

Puedo entender que haya regiones donde los camiones de palomas parezcan estar bien, de acuerdo con los puntos mencionados anteriormente. Pero cuando estas compiten contra otras donde las condiciones presentes en el transporte no pertenecen al siglo pasado, se puede entender fácilmente que éstos aficionados comiencen a quejarse de manera instantánea. Esto fue lo que sucedió en Holanda y hubo "gente" que intentó por todos los medios acabar cuanto antes con este tipo de proyectos.
¿Por qué? Porque las organizaciones colombófilas tuvieron que invertir bastante dinero para optimizar sus camiones. Y usted y yo sabemos que esas personas prefieren sentarse sobre nuestro dinero que gastarlo. ¿Por qué? Ambos lo desconocemos. Pero debe quedar claro para todos que:

  • Las organizaciones de bienestar animal nos están observando de cerca y que, en caso de que continuemos siguiendo nuestras viejas costumbres, no podremos defendernos de sus ataques. Deberíamos tratar de evitar los desastres en yearlings tanto como sea posible. Hace que sea sumamente fácil defendernos de posibles acusaciones por parte de la administración y de organizaciones animalistas, porque sencillamente ya no tendremos la necesidad de defendernos más en el futuro;
  • Son mayoría las organizaciones colombófilas a nivel mundial que se enfrentan cada año al problema de la continua y creciente escasez de miembros. Cuando las condiciones presentes en las carreras se someten un proceso de mejora continua, tanto para los aficionados como para las palomas, ese puede ser un punto importante de cambio. ¡Dense cuenta de esto!
  • Hay multitud de cosas que pueden funcionar mejor en y alrededor del transporte de palomas hasta el punto de liberación. Esta capacidad de innovación debería estar más fácilmente accesible para todos aquellos que deseen mejorar la calidad de los transportes de palomas en su región.

 

Traducido para thepigeonsite.com por:

Carlos Padín Cores

Autor:

Steven van Breemen.

Original publicado en:

www.stevenvanbreemen.nl

 

Deja un comentario

Tu email no se publicará. Los campos obligatorios están marcados con un *





Back to top