Ya he respondido a la pregunta de porqué, donde la mayoría falla, hay gente que una y otra vez acierta cuando compran o incorporan palomas.
También he escrito sobre las razones por las cuales un primer premio puede tener poco significado para mí, cuando no conozco las dificultades que aporta la competencia.

olimp colombofila 09

Un colombófilo taiwanés me preguntó un día porqué no estaba impresionado por el resultado de un aficionado que ganó el primer, segundo, tercero y quinto premios contra 5000 palomas y porqué, por el contrario, quedé impresionado con el resultado de uno que venía de ganar un tercero, 12º y 15º contra un contingente de 300. El primero había encestado 73 palomas y recibido sólo 18 premios en el 20% (una paloma de cada tres). ¡El segundo únicamente había encestado tres palomas!

Olimpíada 2009
La Olimpiada de Alemania en Enero de 2009 muestra claramente lo que quiero decir con esto.
Las palomas de Europa del este, especialmente de Polonia, habían conseguido muchos  lugares de primer nivel con resultados increíbles. Es algo formidable para ellos, ya que el deporte allí está en plena expansión. Las clasificaciones en la Olimpiada podrían sugerir, de hecho, que los polacos tienen, a día de hoy, las mejores palomas del mundo.

Conozco a dos de estos campeones polacos, sus métodos y sus palomas y estoy convencido de que si compitiesen en Bélgica no ganarían muchos primeros premios ni contra 200 palomas tal y como hacen contra decenas de miles en su país. En la Olimpiada eran “campeones del mundo”, pero si hubiesen jugado en Bélgica no serían ni siquiera campeones de su club.
Ahora entienden porqué levanto las cejas en cuanto escucho la cantidad de dinero que, especialmente los orientales, están dispuestos a pagar por ciertas palomas. Tienen un buen historial, sí, pero... ¿contra quién compiten? ¿Cual es la dificultad de la competencia?

Naïf
En los años 90 me sorprendieron por primera vez las compras de ciertos aficionados orientales.
Un holandés había ganado un nacional de Bergerac (900 Km.) contra 27.000 palomas. Ese día un fuerte viento de cola llevó al bando en volandas cara casa. Un japonés pagó entonces 22.000 €  por el ganador, una paloma que nunca antes había ganado un premio decente. Y otro japonés compró también hermanos y otros familiares más del afortunado ganador. Aquí, la gente estaba atónita. Las condiciones de las carreras en Japón acostumbran a ser difíciles y no se entendía porqué esta gente estaba tan interesada en palomas relacionadas con un ganador que había sido empujado por el viento.
En la misma carrera otra paloma quedó de 16ª. Había sido un gran campeón que ya atesoraba cuatro premios entre los primeros 80 nacionales en todo tipo de climatología. Pero el dinero no llegó a él.

img 1308

Más tarde supe por algunos japoneses que los descendientes de estas palomas compradas tan caras nunca fueron capaces de reproducir nada de valor.
Pero ¿no habían sido ellos mismos los culpables? Cuando usted solo piensa en la corona de laurel y no se fija en el tiempo atmosférico ni en la consistencia de las palomas, ese es el precio que se acaba pagando.

Palomares pequeños
Cuando se habla de palomas con los extranjeros, los nombres de los campeones de Holanda y Bélgica que se mencionan son casi siempre los mismos. Pero la pregunta importante es si en realidad estos colombófilos son los que tienen las mejores palomas. Permítanme que lo dude. Lo que estos grandes nombres tienen en común es el hecho de tener cada uno de ellos un buen lote de palomas.
Cuando un criador holandés o belga tiene únicamente un puñado de palomas de carreras, nunca en su vida será reconocido en el extranjero y poco importará la calidad de sus resultados.

Pero es una realidad que muchos de estos “pequeños colombófilos desconocidos” tienen muchos mejores resultados que los nombres famosos. Y también tienen mejores palomas, ¡cosa que esos grandes nombres saben! ¿Porqué, sino, van a comprar palomas a casa de estos “pequeños colombófilos” cuando quieren mejorar su colonia?
Basta mirar el árbol genealógico de las mejores palomas de estos grandes nombres. En la mayoría de casos, entre los ascendientes encontraremos el nombre de aficionados desconocidos.

Un buen ejemplo de lo que hablo es William Geerts.

William Geerts
Fue el primer colombófilo profesional de Bélgica y muy probablemente el mejor especialista en Medio Fondo entre los años 70-80.
Por aquel entonces, había comprado una casa con un gran jardín en la ciudad de Schilde, en el corazón de la provincia de Amberes.
“Mi localización aquí no es la mejor, pero tampoco es la peor”, dijo. Y lleno de confianza construyó tres grandes palomares. El paso siguiente fue obtener buenas palomas. Para eso fue a ver a un viejo aficionado, Fonske Jacobs Sant Gillis, que tenía muy pocas pero inmejorables palomas. Una serie de huevos y una ronda de pollos a 500 francos cada uno (¡12 euros!) y dos años más tarde, William hizo mundialmente famosos a sus Jacobs. Pero aún así, Fonske Jacobs seguía siendo tan poco conocido como antes.
Ejemplos como este son numerosos.

europa politico

¡Qué estupidez!
Cuando hablo de una paloma súper con los extranjeros, la mayoría de ellos hacen la misma pregunta: ¿de qué raza se trata?
No me puedo imaginar pregunta más estúpida. ¡Los verdaderos campeones no son “puros”! La inmensa mayoría de las palomas súper, son cruzamientos.

Otro buen ejemplo de lo que quiero decir es Gabby Vandenabeele. Especialmente en Inglaterra hablan de las características de sus "Gabbis". Y se dicen entre ellos que tienen “Vandenabeele” puros, mientras que él tiene el palomar lleno de palomas de importación, ya que también cree firmemente en los cruzamientos. Casi todas sus mejores palomas descienden de su vieja familia (el “Kleinen” y  hoy del “Bliksem”) cruzadas con otras.

Con Dirk van Dijck, Geerinckx  y otros más también es la misma historia. Los palomares de los verdaderos campeones están llenos de palomas cruzadas mientras que los palomares de los vendedores están llenos de palomas consanguíneas.

El polaco
Volviendo a los Juegos Olímpicos de 2009.
Cuando salieron los resultados de la Olimpiada me alegré  por los polacos, que dominaron en casi todas las categorías.
Pero... no conozco a ningún holandés ni belga, que fuera a Polonia a comprar palomas para mejorar su colonia.
Esto debería llegarles a nuestros amigos polacos, porque es evidente que la competencia será más fuerte en el futuro.


Traducido por José Pereiro Francés

Autor:

Ad Schaerlaeckens

Comentarios  


es que esa es otra... tendemos a dar nombres a las líneas de nuestras palomas y nos olvidamos de que Jansen, Hauben, Van de Wegen, Sion, etc, no se secaron esas palomas de la chistera, sino de palomas que ya existían previamente.
Es lo que hay...
Responder
Una anecdota respecto a esto q acabas de contar:Nosotros competimos en Tanden en Asturias aunque somos de la provincia de Lugo.Un buen día llego un extrangero y nos preguntaba muy insistentemente de que linea venian las palomas (eran palomas de toda la vida de casa cruzadas con palomas Short etc...).Aunque se lo explicamos seguia insistiendo esperando oir Janssen etc...y un gran amigo mio le dijo.Son DE PALLEIRO!!!!.
La cara fue un poema...la conclusiòn de todo esto es que el no valoraba ni los premios que tenian ni la constituciòn ,sòlo valoraba el papel.
Cuando a los hermanos Janssen les preguntaban de donde venian que dirian?????
Un saludo
Tandem Còndades
Responder
Gracias Jacinto, Débora y yo tomamos nota.
Este artículo, gran traducción de Pepe Pereiro, ilustra una de las realidades que trae más de cabeza a nuestros deportistas. La compra-venta voraz e irreflexiva de palomas mensajeras.
Me atrevería a añadir que en muchos casos se hace sin escrúpulos por alguna de las partes... todos hemos oído el cuento del que vendió en una semana 6 pichones de la misma pareja, o el del que consiguió anillas extranjeras sobrantes y vendía pichones de su palomar como si fuesen importados.
Creo que está bien renovar y enriquecer nuestros cuadros con palomas nuevas, pero HAY QUE HACERLO CON CABECIÑA, sin dejarnos enamorar por lo que ponga el papel o anuncio de turno.
Sería interesante conocer, de las miles de palomas mensajeras extranjeras que se compran al año en un país, cuantas de ellas llegan a cubrir las expectativas de lo que prometía el pedigrí.

Un abrazo.
Responder
Eso mismo es una realidad en nuestro pais...los mejores no son siempre los q más venden...suelen ser los que pasan sin hacer ruido.

Un saludo
P.D sigue asi con la pagina,tratando los articulos con esta seriedad y será en breve una de las mejores páginas sobre nuestro deporte.
Responder
;-)
Responder
Una buena cronica de la realidad colombofila europea.
Muy interesante!
Paco Bellver.
Responder

Deja un comentario

Tu email no se publicará. Los campos obligatorios están marcados con un *





Back to top