Desde thepigeonsite.com os invitamos a sumergiros en una de las mejores entrevistas (casi el relato de toda una vida dedicada a amar el deporte de la colombofilia) que os vais a poder guardar en el morral.

Nacido en Badalona en 1949, este colombófilo catalán que actualmente reside en San Adrián del Besós, lleva más de 50 años de su vida luchando con las palomas.

premios palomas 12

Primero en la Sociedad Colombofilia San Adrián y posteriormente, sobre el año 1981, en el Club Colombófilo de Sans, viajando en ambos a la vez.
Uno era donde encestaba y le sellaban el enjaule. Este le pasaba la documentación al otro (donde pagaba) como si hubiera llevado las palomas, pero en realidad sólo figuraba en sus clasificaciones.
Era otra época, la de los Open, donde esto estaba de moda, evidentemente, sólo a nivel social, pues a nivel regional y nacional únicamente le valía lo del club donde encestaba las palomas. Nos cuenta que hacía esto porque en San Adrián ganaba de la primera a la última suelta y había encontrado en Sans el ambiente competitivo que necesitaba en ese momento.
Pero la permisividad únicamente duró mientras no pasaba de ser 2º mejor del club. El año que ganó el campeonato, lo invitaron a buscarse la vida. Y pasó a la misma dinámica, pero esta vez con el Club Colombófilo Barcelona, siempre en busca de mayor competitividad.
Cuando los socios del C. C. San Adrián decidieron disolver el club, se quedó en el C. C. Barcelona, y de ahí en 1997 pasó a su actual club, La Andreuenca (situado en los locales de la Federació Columbòfila Catalana de Coloms Missatgers) y del que es presidente desde hace tres años.
El local está a 10 minutos en coche desde su casa. En este club altamente competitivo viajan 25 socios, estando alguno de ellos en la élite de la colombofilia catalana, en particular en las sueltas de Gran Fondo.

Disfrutad con nosotros de la experiencia de uno de los motores de nuestro deporte en este país.

1.    ¿De donde te viene la afición?

Todo empezó en 1960, a la edad de 11 años, cuando un familiar colombófilo, D. Jaime Bonaclocha, me ofreció tres pichoncitos, para no tirarlos. Mi afición a los animales hizo que fuese corriendo a su casa a buscar el obsequio, en realidad eran dos pichones de unos 8 días, y otro que apenas debía tener los 5 días. Con gran cariño los cogí y los lleve a casa, y mi madre pronto encontró solución para atenderlos. Preparo una caja, la acomodo con unos trapos de algodón para que no enfriasen, y puso un poco de comida en agua para poder dársela a los pichoncitos.
Quizás solo habían pasado 2 o tres horas, pero mi ilusión era grande, cuando llaman a la puerta y es el familiar, que viene a que le devuelva durante unos días los pichoncitos porque el enjaule previsto no se ha realizado, y los necesita hasta tan pronto se lleven de nuevo a los padres.
Los días que pasaron hasta que los volví a tener, fueron larguísimos, y hay que tener en cuenta que entonces yo era un niño, y las ilusiones de los niños suelen ser así. Cuando volvieron los pichones a casa, ya debían tener unos 14 días los mayores y unos 10 el más pequeño. Los criamos a mano, mi madre y yo. El pequeño resultó ser como uno más de la familia, porque me seguía a todas partes, saltando escalón por escalón, detrás de mí.
Esto hizo, que entrara en escena mi padre. Al principio despreocupado del tema, pero pronto implicado, por  mi insistencia en que me hiciera una jaula para poder poner las palomitas. Tanto se implicó, que al principio, buscó la manera de confeccionar un pequeño palomar de madera, pero ya en charlas con Jaime, y puesto que se conocían bien, se fue animando y decidió darme el capricho completo, haciendo un palomar de obra, de dimensiones aceptables para albergar una colonia de mensajeras y competir al más alto nivel de la época.
grfico5 20236-64Lo siguiente fue hacerme socio del club donde residíamos, pero como ya estaba entrando él también, pues no solo me hizo socio a mi  sino que se hizo socio el a la misma vez.
A partir de ahí, empezamos a visitar palomares de socios del club, y adquirir palomas de los mismos, y acto seguido empezó a comprar palomas para formar un cuadro reproductor. En el año 1961, ya empezamos a competir, con dos equipos uno para él y otro para mí. Los resultados llegaron pronto pues en la temporada 1962, ya fuimos campeones del club, y en 1964, ganamos el campeonato de España, tanto en velocidad como en seguridad, obteniendo los prestigiosos trofeos” Estopiña” y “La Llave”.
Con mi padre formábamos un gran tándem. Él era un cuidador excepcional, y yo era más el seleccionador. Él se ocupaba del cuidado de las palomas, porque no las conocía, y yo preparaba el equipo para competir. Mi vista en aquel  momento era mucho mejor que ahora, y podía distinguir las palomas en pleno vuelo, aunque este fuera de casi 100 palomas, y por supuesto podía decir de cada una de mis palomas, sus orígenes sin necesidad de notas.
Todo fue muy bonito y muy rápido. Pero en 1966, fue el último año que viajamos en ese palomar. Estábamos de alquiler, y  mis padres en vías de una mejora decidieron comprar su primera vivienda. Esto que era un avance en nuestras vidas, no lo era para mantener la afición colombofilia, pues, el nuevo habitáculo, no nos permitía tener palomas.
Ahí tuve mis primeras desavenencias con mi padre. Yo no entendía que tuviésemos que dejar de tener las palomas, y sobretodo, no entendí que vendiera algunas de las más significativas, sin consultarme previamente.
Lo acepté muy mal. Pero las palomas se tuvieron que sacar. Conservamos un pequeño grupo de las mismas, que en principio quedaron al cuidado de mi tío, que también se había hecho colombófilo a la par que nosotros.
Desde ese momento me convertí en el asesor del mismo, y los viajes y caminatas que tuve que realizar, fueron muchos.
Mi tío consiguió el mejor resultado de toda su historia, pero al final de campaña, decidió dejar las palomas. Ahí empezó mi cruzada por no dejar este deporte.
Tuve que buscar donde alojar esas palomas y encontré el palomar de un socio que ya no viajaba. Como este palomar estaba muy cerca de nuestra nueva casa, iba todos los días a ver y tocar mis palomas. Incluso me animé y saqué 3 pichones para competir en las sueltas de Tardor (Otoño), a espaldas de quien me prestó el palomar. Las volaba a escondidas y ya pensaba como aumentar el número poco a poco. Pero la madre del colombófilo, no parece que le sentaba bien verme por allí, y un día al ir a dar de comer a las palomas, encontré la puerta abierta, y el palomar vació y sin palomas. Fui a buscarlas al antiguo palomar, y de noche y sin hacer ruido las fui recuperando todas  menos una. El amigo colombófilo, sabedor de esto, y al parecer en conversación con su madre, me invitó a buscarme otro lugar.
Ahí, decidí hablar con el padre de la que entonces era mi novia, y hoy mi mujer, y pedirle si podía hacer un pequeño palomar en el jardín. Supongo que por desconocer lo que esta afición es, y lo que realmente significaba para mí, me dieron el permiso. Ahí mi padre me ayudo económicamente  a hacer el palomar, y como cuando empecé, de lo que yo quería hacer a lo que se hizo, había una diferencia, pues se volvió a hacer una construcción modesta pero de obra.
Ahí viaje un par de años, uno antes de irme a la mili, y otro después de volver, pero los resultados eran muy pobres. Podía dedicar muy poco tiempo, porque era obvio que no podía ir a ver a mi novia y pasarme el tiempo en el palomar.
Con mi novia hicimos planes de boda, y empezamos a buscar piso, y ahí le puse la condición que debía ser un ático para poder tener unas palomitas.
En el año 1973, compramos nuestro piso (ático), y antes de poner muebles y  montar el piso, ya estaba el palomar hecho. A escondidas, y sin decirle nada a nadie, ya tenía mis primeros pichones volando.
Ese fue mi primer palomar, mío de verdad, y es el que tengo todavía a día de hoy, con las  modificaciones pertinentes.      

2.    Cuéntanos algo acerca de tus instalaciones.

grfico1Mis instalaciones son muy modestas. Mi palomar esta situado en una terraza orientada al norte, por lo que en principio no es lo más adecuado.
Mi primer palomar, estaba enfocado al NW, por lo que las palomas no se ponían en forma nunca. No había suelo de madera, por lo que el frio y la humedad estaban latentes. Acostumbrado a mi  primer palomar que  estaba enfocado al oeste, y con sol todo el día, no caí en estos detalles, sin duda por las prisas en tener el palomar. Los resultados eran bastante malos. A partir de que detecto los problemas cambio la ubicación de los palomares,  y los oriento al este, donde por lo menos ven el sol por la mañana. Esto y el cambio a competir en viudez, hizo que todo girara, de negativo a positivo.
Para aclarar la pregunta, a día de hoy tengo dos palomares, uno de 2 metros por 1, 50 de fondo, otro de 1,50 × 1.50, y un tercero de 1,20 × 1,20, más un jaulón para hembras.
Todos muy modestos y hechos por mi, de mecanotuvo.
Hace 10 años, me propuse hacer unas  modificaciones y hacer un palomar moderno, pero tuve la mala fortuna de que me cambió el vecino del sobreatico, justo encima de mí, y después de pelear durante casi 7 años,  he decidido dejar lo que hay, y acomodarme a ello.
También intenté alquilar el terrado de encima de la casa, pero los vecinos se opusieron, y como estoy bien con casi todos, no hice mucho más hincapié, no sea que se les gire el humor.
He aceptado que lo más importante es conservar las palomas y el palomar, aunque es muy deficiente, ya me da lo que quiero y además no me ha impedido ser un buen colombófilo.
A partir del año 1980, he sido campeón en los 4 clubes en los que he viajado, durante varias campañas. En 1987, conseguí ser campeón de Cataluña absoluto, además de conseguir mi segundo campeonato de España.
He obtenido infinidad de premios, a todos los niveles, contando con más de 500 trofeos, y considero que he estado entre los mejores colombófilos catalanes de los últimos 30 años.
Esto se ha hecho dentro de estas modestas instalaciones, lo único es que cuando vienen amigos a casa, el comentario siempre es el mismo, y como lo haces con estas instalaciones. Vamos a ver si lo explicamos mas adelante.


3.    ¿Qué sistemas de entrenamiento y competición sueles emplear?

grfico10 redHasta el año 1980 incluido, siempre había viajado al natural.
Por las circunstancias que antes he explicado, veía que tenía que hacer algún cambio, y en 1981, hice unas pequeñas reformas, y decidí probar con 10 machos viudos.
Recuerdo que fui a preguntar al Sr. Sos, que en aquel momento, era quien yo sabia que había practicado viudez, es más aun la practicaba, y le dije que si me podía orientar. Su respuesta no la olvidaré nunca, pues fue algo así como, chico esto es muy complicado, y mejor no hagas nada.
Afortunadamente, no le hice ningún caso, y junto con Victor Gallemi, empezamos en esto de la viudez. Intercambiamos experiencias y sistema de llevar los viudos, y durante unos años, anduvimos el camino juntos, luego ya cada uno desarrolló su propia experiencia.
Como no sabía nada, cometí un error imperdonable. Elegí los 5 peores machos adultos, y 5 yearlings. De los adultos me salio uno muy bueno, porque el sistema le hizo cambiar, y de los jóvenes me salio un crack, el 9072.80, campeón inigualable y padre y abuelo de campeones.
Al año siguiente, remodelé los palomares y ya hice un equipo de 20 viudos, y lo fui ampliando año a año.
Para no alargar más, diré qué es y qué significa para mí la viudez.
Yo la entiendo como disponer de una paloma en perfecto estado durante mucho tiempo. Con una motivación doble, la de su nido y la de su hembra.
Hablar de métodos de viudez, es algo que ya todos a día de hoy hemos oído, pero me gustaría repasar las distintas formas de preparar un macho para la viudez, y como se puede llegar a ese punto desde:

  • El apareamiento y dos posturas.
  • Una sola postura.
  • Dejar nacer pichón, sacar la hembra y que se quede el macho con el pichón, y cuando este ya no lo podamos mantener más, sustituirlo a la llegada por su hembra.
  • Hacer pichón y postura.

grfico9 futuringY aquí podríamos hacer mas variantes, porque las hay, pero voy a explicar lo que yo hago y porque lo hago.
En principio creo que hay que ser práctico, y una forma de serlo es adaptar el sistema a tus posibilidades.

Mi padre ha sido importante para que yo pueda  haber mantenido un nivel colombófilo, trabajar y subir dos hijos magníficos.
Él me ha ayudado con las palomas, solteras, al palito, de donde han ido saliendo los viudos del futuro.
Yo por el trabajo, podía soltar las palomas viudas a primera hora de la mañana, pero no podía esperar a que entraran , por lo que lo primero que hice fue un sistema donde los dejaba fuera, y ahí entraba en juego otra persona, la madre de mi mujer, que les abría la puerta a la hora indicada.
Al mediodía, los soltaba, limpiaba, y a comer, y mientras yo comía, ellos a volar a su antojo.
Esto que explico condiciona, la forma de tener los viudos.
Estos pueden estar cerrados, o abiertos.
Si están cerrados, tienen mucho más celo, y entran mucho mejor, pero tienes que ponerles agua y comida en su nido. La forma es mucho más corta, pero más intensa.
Pero como yo no podía entretenerme en ponerles agua, limpiar bebederos dos veces al día y ponerles la comida, decidí, dejarlos libres con comida individual, y el agua conjunta.
La forma dura toda la temporada, porque los machos no van tan excitados.
Si me preguntan que forma es mejor, yo diría que depende a que quiero jugar. Si quiero competir en velocidad, usare el sistema de más excitación, si quiero competir en gran fondo, el más suave.
Si como yo quieres competir en todo, ya sabes que la velocidad, te será difícil, pero a partir de medio fondo, empezarás a estar entre los primeros.
Mi sistema, está basado en un cálculo desde donde quiero empezar a competir. Elijo la fecha donde quiero que vayan viudos, con posibilidades y cuantas semanas necesito que entrenen la viudez.
De la primera fecha que los quiero llevar viudos, cuento 45 días hacia atrás.
En esa fecha que sale apareo. Hago dos puestas, por lo mismo de la adaptación, es lo más fácil, pues si hago pichón me genera problemas, y más trabajo.
Los días son 45. Por lo que lo normal es que la mayoría entre los 10 y 12 días tengan ya la postura hecha. Les doy 10 días para que incuben y les retiro la postura. En 10 días vuelven a tener postura, y ahí, hasta que se cumplen los 45 días, y ahí se acaba la preparación.
Si alguna pareja o parejas no se adaptan a esas fechas, no me importa, el día final, es para todos, y el resultado futuro no se verá afectado, eso lo garantizo.
Mientras están incubando, intento que vuelen sobre una hora diaria, si necesitan bandera, con bandera, además de que les preparo un plan en función de los entrenamientos sociales.
En este punto es importante diferenciar si son palomas adultas, o jóvenes, ya que yo normalmente trabajo con palomas adultas, por lo que si son jóvenes lo que yo haría es que hiciesen todos los entrenamientos sociales.
cenaA mis adultos les hago una suelta de unos 50 Km., otra de unos 100, y ya procuro tenerlos a punto para el último entrenamiento alrededor de los 180 Km., donde normalmente ya he retirado las hembras.
Yo hago lo siguiente, los mando de viaje al natural, cuando regresan encuentran la hembra incubando. Una vez llegados todos, espero a que los machos vayan yendo a incubar y voy retirando las hembras, y los dejo con su postura hasta que abandonan.
A partir de ahí, empieza el entreno de la viudez. Procuro que pasen unos 7 u 8 días hasta que vean la hembra de nuevo, un buen síntoma es que al volar, los primeros días lo hacen en grupo, y a los pocos días, ya empiezan a volar solos.
Yo les enseño la hembra antes de encestarlos, pero es un visto y no visto, es decir, he cerrado previamente los machos cada uno en su nido, girando el plato que tenían boca abajo. Entra la hembra y sale el macho.
A la llegada estos primeros días se la dejo unos 10 minutos.
A los pocos días al girar el plato veremos como ellos ya llaman a la hembra, y esto es mucho más normal, y luego aprenden pronto que a la llegada hay premio.
A medida que avanza la temporada, voy alargando más el tiempo que están con la hembra a su llegada.
Al llegar al fondo, se tendrá que calibrar la dureza de la suelta, y si voy o no a repetir a los machos la semana siguiente, o bien los pararé 15 o más días. Bien entendido que hasta esa fecha los machos van a la cesta cada semana.
Si la suelta ha sido dura, les dejaré estar con la hembra dos horas y si llegan casi anocheciendo los dejare que estén toda la noche. Si como digo no los voy  a mandar esa semana siguiente esto no es demasiado importante, pero si la suelta fuera buena y los quiero repetir, yo no los dejaría mas allá de una hora u hora y media.
Si ya hablamos de gran fondo, aquí podemos proceder de distintas formas. Para empezar se puede dejar al macho y la hembra durante más de una hora juntos, y luego encestar, y a la llegada, es evidente que se pueden dejar todo el día. También dependerá del estado del macho, pues aquí creo empieza la habilidad del colombófilo, en saber que es lo más adecuado, pues quizás, seria bueno dejársela ver solo unos minutos, y al día siguiente con el macho ya reposado dejársela todo el día.
Para gran fondo hay más variables. Por ejemplo y en función del estado en que uno vea a los machos, también se pueden poner las hembras el día antes del enceste, dejarlas con los machos y si se puede, soltarlos juntos, y que se bañen también juntos. Por la tarde se sacan las hembras y al día siguiente solo se le da la vuelta al plato, o ni siquiera eso, si los quiero llevar tranquilos. A la llegada se procede como he explicado anteriormente. Este es un buen sistema si es la última suelta que realizarán.
Dicho todo lo anterior, que seguramente no os sonará a nuevo, o con pequeñas variantes, yo diría que esto es la teórica. La práctica, es más difícil de explicar, porque hace falta intuición y eso se tiene o no se tiene.
Con esto lo que quiero decir, es que además de saber lo que hay que hacer, lo más importante es saber ver “qué hacer”.
Me explico, tenemos que saber ver, cuando un viudo está mal, y si necesita algo especial.  Si le falta motivación. Si esta triste. Si esta desfondado.
Algunos pueden llamar a esto fuera de forma, y para mi no es eso. Necesitamos ser como psicólogos. Sino somos capaces de ver estas cosas, lo más probable es que perdamos el palomo y todavía estemos preguntándonos porqué.
rodadaYo os puedo dar algún consejo. Por ejemplo si veo un macho que no está bien, intento devolverle la ilusión, dejándolo con la hembra cuando los otros vuelan. Les dejo el nido abierto, y que suban y bajen. Si esto coincide con un enceste, y todos los demás van de viaje, en lugar de un rato los dejo un día. Luego se puede hacer una pequeña suelta, para que vuelvan a coger moral y saber que la hembra le espera. Pueden ser otras cosas pero para ello solo tenéis que usar la imaginación.
En alguna campaña, si he visto que los machos iban muy apurados, y he tenido palomas, normalmente hembras para cubrir una carrera, lo que he hecho, sobretodo para la última suelta de la campaña, es aparearlos y llevarlos con postura de 8 o 10 días. Esto no lo hago siempre solo de vez en cuando. Me gusta llevar los viudos a Gran Fondo. Viudos y fuertes.
Algo que se me olvidaba, los viudos no pueden estar mas de 7 días sin ver a la hembra, porque entonces se descontrolan, para ello, lo que hago es hacerles una suelta corta, que coincida con la llegada de algún concurso, y así están todos al mismo nivel.
    

4.    ¿Te basas en las fechas y distancias del calendario de concursos a la hora de elegir el sistema de competición, o te es indiferente?

Más o menos esta respuesta ya quedó aclarada en la pregunta anterior, y es evidente que las fechas condicionan la preparación.
Como también viajo hembras, estas tienen una preparación diferente, pues empiezan al palito, hasta que las puedo controlar, y luego las apareo hasta fin de campaña. Normalmente las uso para los grandes fondos, pues salvo excepción la campaña la hago con los viudos.

 

Fin de la 1ª parte de 2.

Comentarios  


#30 jose miguel 09-01-2014 01:18
un excelente escritor , muy bien
Responder
#29 Carlos Padín Cores 09-01-2013 12:09
Rafael es un escritor nato y sabe transmitir.

Un abrazo Antonio.
Responder
#28 ANTONIO MARTIN 09-01-2013 10:10
GRACIAS , MUY BUENA LA EXPLICACION DE VIUDOS

SALUDOS
Responder
#27 Carlos Padín Cores 04-01-2013 12:40
Gracias Jacinto.
Como dije antes, es mérito de Rafael.

Un abrazo.
Responder
#26 Jacinto 04-01-2013 04:00
Muy buen articulo.
Un Saludo
Responder
#25 Carlos Padín Cores 03-01-2013 18:11
Gracias por estar con nosotros Vicente.

Tenemos ilusión, muchas ganas y un buen grupo de amigos que nos echa una mano para ir publicando cosas interesantes.

Esperamos que sigas con nosotros durante mucho tiempo.

Un abrazo a Benalmádena.
Responder
#24 Vicente Balbuena Viz 03-01-2013 18:05
Desde que hace unos dias os puse en los fevoritos de mi ordenador no he tenido tienpo de leer nada asi que felicito a todos los colaboradores y continuo con la lectura.
Desde Benalmadena, Malaga feliz año
Responder
#23 Carlos Padín Cores 03-01-2013 17:53
Gracias Paco.
Intentaremos traer poco a poco a más colombófilos como Rafael Llinás, para los que la colombofilia es tan importante o más que el aire que respiran.
Es difícil tener acceso a todo el mundo, o saber a qué colombófilos sería importante traer de cada lugar. Esperamos poder contar con la colaboración de todo el mundo para lograrlo.

Un abrazo.
Responder
#22 Paco Bellver. 03-01-2013 13:41
Enhorabuena por la pagina web y inmejorable arranque con la entrevista a Rafael Llinas.
A veces se hechan de menos las antiguas revistas colombofilas en las que podiamos leer tan explendidas entrevistas a colombofilos consagrados y cargados de experiencias, vosotros de continuar asi habeis tomado un bonito relevo.

Saludos amigos!!
Y gracias a Rafael Llinas por regalarnos colombofilia.
Responder
#21 Carlos Padín Cores 27-12-2012 23:55
Ya te mandaré un recordatorio una vez a la semana...
Responder

Deja un comentario

Tu email no se publicará. Los campos obligatorios están marcados con un *





Back to top