Campeón de Galicia de Seguridad Largo (fondo + gran fondo) 2018.

 

Hoy estamos ante un colombófilo que a lo largo de su trayectoria no solo ha sido capaz de alcanzar numerosos logros deportivos, sino que, además ha sido capaz de cambiar los resultados de todos aquellos que le rodean. Nando de la Fuente es un hombre imposible de ignorar, sin duda hoy vamos a compartir unos minutos con uno de los personajes más relevantes de la colombofilia gallega en los últimos 25 años. 

 

Nando en la oficina de su palomar, donde podemos ver algunos de los premios obtenidos durante su trayectoria deportiva.

 

Estos son algunos de sus logros deportivos:

- 3 veces campeón de Galicia de Gran Fondo.
- 4 veces campeón de Galicia de Seguridad Largo.
- 7 veces campeón provincial de Gran Fondo.
- 3 veces campeón provincial de Marathón.
- 5 veces campeón provincial de C. Gallego.

 

¿Dónde comienza tu historia con la colombofilia?

 

Mi historia comienza cuando tenía aproximadamente 13 años. Un día fui con un amigo a ver unas palomas mensajeras y me quedé prendado de ellas.

Mi padre siempre tuvo palomas mensajeras desde su niñez y compitió durante algunos años intermitentemente. Al llegar a casa le dije que quería palomas y yo creo que le di una de las mayores alegrías de su vida, así comenzó todo. Ese mismo año adquirimos 60 pichones a Gabriel Ferrer Serra, colombófilo mallorquín que en aquel entonces disponía de un cuadro reproductor del cual vendía pichones a precios muy económicos.

Con esos pichones nos proclamamos campeones de pichones en el club donde empecé a competir en el año 1989. En el mismo verano de 1989 adquirimos a Hans Eijerkamp, de la Ponderosa, un pichón hijo de la pareja nº 1 y otro de la nº 2 de su estación de cría, un hijo directo del James Bond de Bertie Camphuis y un hijo del Mooie 95 de Jos de Klak. En el verano de 1989 también llega a nuestras vidas la paloma que marcará nuestra historia, Chato, un yearling inglés que apareció perdido de una suelta. Con este y con el hijo del James Bond empezamos a construir lo que hoy en día es nuestro palomar.

 

 

Nando, observando de cerca a sus hembras reproductoras.

 

Después de esto mi vida colombófila cambió a raíz de un viaje que mi padre y yo hicimos a Barcelona en 1990. Allí conocí a una de las personas más importantes de la colombofilia durante mi niñez, Víctor Gallemí. A partir de ese momento nuestros viajes a Barcelona comenzaron a ser frecuentes y en 1991 acudo por primera vez a la suelta internacional de Barcelona y a la casa del mundialmente famoso Carlos Márquez Prats. Aprendí mucho en aquellos años.

A partir de ese momento, comenzamos a adquirir numerosas palomas a diferentes colombófilos de talla mundial y nuestro palomar en ese momento fue un popurrí de vedettes holandesas, belgas, inglesas, rumanas, etc. Mas allá de todo eso empiezo una verdadera formación como colombófilo, algo que hoy en día ya se ha perdido, la mayor parte de los que empiezan se forman por internet. En la misma época comencé a visitar asiduamente a algunos de los mejores colombófilos de Vigo. De ellos lo aprendí todo, lo que debe ser un club, lo que debe ser un colombófilo y lo que debe ser una paloma, algo que hoy en día más que una manera de volar palomas es una tradición colombófila para nosotros. Allí conservo algunos de mis mejores amigos y maestros, otros, por desgracia, ya han fallecido. Fui capaz, junto con mis compañeros del Club de Cambre no sólo de cambiar los resultados de nuestras palomas, sino que hemos formado una gran familia, que es lo más importante para mí. Hoy por hoy, hemos conseguido elevar el nivel de la colombofilia aquí en A Coruña a un nivel superlativo deportivamente hablando, cuando miro a otros es cuando me doy cuenta de la enorme diferencia deportiva que nos asiste, no hay color.

 

Desde aquellos tiempos, ¿Cuáles son los cambios, para mal o para bien, que más te han asombrado en este deporte?

 

Sobre todo, la manera de vivir las competiciones, antes las sueltas eran un verdadero acontecimiento social, ahora eso ya se ha perdido y todo se disfruta más de manera virtual e individual. Como casi todo el mundo tengo mis referencias colombófilas, también mis héroes, gente que ha influido e influye en todo lo que hago, pero siempre digo que mi inspiración, es decir, el tema creativo, va íntegramente unido al tema emocional, todo lo que pasa a mi alrededor, en mi ciudad, en mi país influye en mi manera de cuidar las palomas, ser feliz y vivir en un ambiente colombófilo sano es una de las claves para conseguir éxitos. Después de tantos años de práctica colombófila, casi 30, ahora obtengo mucho más disfrute que antes, ya no hay tanta tensión ni presión como al principio debido a la experiencia, son muchos años haciendo lo mismo por lo tanto, dejo más tiempo para entretenerme haciéndolo, a lo largo de estos años he tenido la suerte de ganar muchos premios, eso no es mi obsesión ni mi motivación ahora. Yo soy una persona muy inquieta, necesito probar cosas nuevas, involucrarme en nuevos proyectos dentro de mi propio palomar para seguir teniendo motivación y esto es lo que hago ahora. Me gusta ganar como a todos, pero mi alegría va en función de conseguir mis objetivos, no en conseguir premios ni reconocimientos.

 

¿Es cierto que vuestro club, el de Cambre, ha revolucionado las competiciones colombófilas en los últimos años por la cantidad de premios que estáis consiguiendo?

Cuéntanos cómo se consigue esto.

 

Nuestro modelo de club es algo parecido a lo que fue Palomas Mensajeras de Vigo en su momento, NO me refiero al nivel deportivo, que seguramente nunca lo igualemos, sino que me refiero a la manera de llevar el club. Cuando un socio nuevo entra en el club si quiere (solo si quiere) recibe palomas y lo que es más importante, recibe buenos consejos. Seguramente uno de los sacrificios más grandes para un colombófilo que se encuentra en un ciclo ganador es compartir todo aquello que hace con las palomas con los demás compañeros. Esto es algo muy difícil que ocurra porque el que está ganando tiene miedo de contar cosas que hagan que los demás le ganen. Yo siempre lo he contado todo, he compartido con mis amigos y compañeros mis mejores palomas, mis métodos, siempre que algo funciona lo estudio, lo pruebo, lo explico y lo razono, no tengo ningún problema en hacerlo, pero no todo el mundo es capaz de ser así, por eso digo que el sacrificio que supone hacerlo es demasiado grande para mucha gente, he aquí la clave de todo esto… COMPARTIR. Mientras sigamos compartiendo seguirán acompañando los resultados. Nuestro club no solo ha crecido en los resultados si no también en número de socios, cada vez es más difícil tener controlado a todo el personal. En estos años ha llegado mucha gente nueva, algunos han conseguido grandes premios, pero no han entendido nada de lo que significa estar en nuestro club, estamos trabajando en ello porque necesitamos futuro. El colombófilo que empieza a tener buenos resultados debe saber gestionar los sentimientos, este es un deporte muy cíclico, pero también es un deporte de egos. Yo siempre les digo a los chicos que mientras gane uno diferente cada año todo va bien. Aquí no queremos "campeones", queremos compañeros, eso sí, que gane siempre el mejor.

 

¿Qué es lo que eliminarías de la colombofilia si pudieses?

 

Los celos, la envidia y la gente mala. Esta es la razón por la que la colombofilia se ha convertido en un deporte de viejos, algunos solitarios, gente que poco a poco se ha quedado sola por desgracia para él y para los demás. También es cierto que la sociedad ha cambiado y los chicos ahora se divierten con otras cosas. Hay gente que hace todo lo posible por ganar pisando a los demás y no les importa que un socio deje las palomas. Yo cada vez que oigo que alguien deja las palomas siento una tristeza muy grande. Perder un socio hoy en día es perder algo muy valioso, para mí es vital que esto no ocurra.

 

Cuéntanos algo acerca de tus instalaciones.

 

Hasta hace poco nuestras instalaciones eran una nave de 100 m2 en la que había 8 departamentos de 3 x 4 mts, 4 palomares más al lado de la misma, un palomar de 8m x 3m para los viudos y un palomar de reproducción con una gran voladera. Hoy en día solo utilizo aproximadamente la mitad de las instalaciones para albergar un número máximo de 150 palomas más o menos. El número de habitantes por metro cúbico nunca supera el número de 1 paloma/m3 en mi casa. Con esto, hay más salud, es necesaria menos limpieza y las palomas compiten mejor.

 

Frente del palomar reproductor

 

¿Qué sistemas de entrenamiento y competición sueles emplear?

 

A principios de los años 90 aprendí e implanté el sistema de viudedad de machos, con este sistema revolucioné la colombofilia aquí, casi todas las semanas hacía entre los primeros y fui capaz de competir contra la élite viguesa, algo que nadie había conseguido antes. Con el cambio de siglo y nuestro cambio de palomar para donde lo tenemos actualmente decidí cambiar para el sistema de viudedad total, sacrificar las hembras me parece algo totalmente incoherente en los días que estamos. Te puedo decir que estos últimos años ha sido el sistema que más he utilizado, aunque hoy en día prefiero competir con los machos y hembras juntos toda la temporada ya que es un sistema que te permite competir con una gráfica de resultados más estable.

 

Los sistemas de viudez o semi viudez implican picos de alto y bajo rendimiento durante la temporada y ya que mi objetivo está marcado solo para las grandes distancias prefiero optar por un sistema mas conservador. Voy con machos y hembras juntos al posadero toda la temporada evitando a toda costa las posturas de huevos, para esto necesito enjaular mis palomas todas las semanas hasta 500 km. A partir de ahí los descansos son un poco más grandes y es donde realmente la mano del colombófilo es clave. La mayor parte de los colombófilos hacen las cosas que aparentemente les hacen sentir bien a ellos, yo hago lo que creo que es mejor para el palomar, aunque no me guste. En cuanto empiezo a notar una falta de ansiedad por la comida o simplemente un bajón de forma, pongo a mis palomas en un sistema de semiviudez rotativo en el que las palomas pasan la mitad del día en un palomar diferente. Al hacer esto las palomas entran en un período al que yo llamo "luna de miel" porque en pocos días recuperan esa ansiedad por comer y sus vuelos en el palomar comienzan a ser de nuevo muy fuertes. Mi mejor postura la reservo para la suelta de Lloret de Mar, aquí voy con huevos de 5 o 6 días.

Con este sistema he sido capaz de pasar de marcar 1, 2 o 3 palomas en control como máximo en alguna temporada a marcarlas casi todas (6/9 2015, 2/3 2016, 2/3 2018)

 

¿Te basas en las fechas y distancias del calendario de concursos a la hora de elegir el sistema de competición, o te es indiferente?

 

Mi único objetivo es el gran fondo, a partir de ahí enjaulo mis palomas igualmente a todos los concursos que sea posible e intento que lleguen al final en las mejores condiciones, pero no siempre lo consigo. Es el sistema que antiguamente llamábamos "todo a todo" y ahora llamado "sistema de maratón". Antiguamente yo preparaba mis palomas para intentar hacer primero cada semana, ahora en cambio, preparo las palomas para que todo esté bien para las dos últimas sueltas. Hago todo lo posible por conseguir que esta situación se consiga y se repita cada año en el palomar y no me importa hacer con esto que mis resultados en distancias más cortas sean cada vez peores. Mis palomas y yo hemos cambiado, esto creo que va un poco ligado a tantos años de práctica por intentar mejorar en sueltas de 800-900 kms.

 

¿Cuáles son los objetivos que te propones al inicio de una campaña deportiva?

 

Mi gran objetivo al final de la temporada es poder marcar palomas desde Lloret de Mar o cualquier otro punto por encima de los 900 kms. Para conseguirlo lo más importante es mantener a las palomas concentradas en la comida y fuera de las posiciones de nido. Si consigo esto, el objetivo está más cerca de conseguirlo para mí.

Mi gran lucha a partir de la primavera es conseguir que mis palomas estén alejadas de situaciones que puedan motivar el celo o la cría. La fogosidad es la principal causa de los malos resultados de muchos palomares en las sueltas de gran fondo, cuando esto comienza uno debe saber que su campaña está a punto de terminar. Para conseguir que esto no llegue antes de tiempo uno debe luchar contra la naturaleza, con palomas especiales y un método bien organizado. 

 

¿Te consideras un especialista en alguna distancia?

 

No me considero un especialista de nada, pero si te puedo decir que todas mis energías están puestas encima de los 900 kms. Soy capaz de hacer cosas que sé que van a hacer que mi resultado sea peor en un concurso si con ello consigo ser mejor en las sueltas de gran fondo, de hecho, lo hago cada semana.

 

Nando, en el palomar de machos reproductores.

 

¿Cuál es la modalidad o distancia que te ha reportado mayores éxitos o satisfacciones?

 

Está claro que las largas distancias, antes competía bien en todas las distancias, ahora mis palomas son más lentas y mi sistema está orientado de tal forma que todo lo que ocurra por debajo de los 900 kms me da igual.

  

En colombofilia ¿Hay algo que desearías lograr y aún no has conseguido?

 

A lo largo de mi vida me he ido marcando metas, cada vez más ilusionantes, poco a poco o más tarde o más temprano todos mis sueños se han ido cumpliendo. El único trabajo que no he terminado, ni creo que llegaré a terminar nunca es el que he comenzado en mi palomar de reproducción.

 

¿Qué palomas son más abundantes en tu palomar de cría, las naturales de tu zona y línea de vuelo, las importadas de otras zonas o incluso del extranjero, o una mezcla de ambas?

 

Tengo mi propia línea de palomas, es una amplia familia con la que comencé a trabajar en 1990. Puedo decir que la estructura de cimentación de nuestro palomar actual se ha construido con un macho inglés, "Chato", una hembra rodada de Antonio Lago Vila, "La 2 Geronas", un macho belga recogido en la suelta internacional de Barcelona, un macho belga Jan Dons, unas cuantas palomas del campeón alemán Raymond Hermes y algunas otras palomas de mis compañeros y amigos Jaime Manteiga y los hermanos Budiño.

Nuestras palomas son una mezcla de palomas de Vigo, inglesas, alemanas, belgas. Con esto y con nuestras palomas de sangre Janssen x Camphuis, que habitualmente las he venido usando para mejorar el caudal genético, la calidad de ojo y la de pluma, hemos ido tejiendo nuestro palomar.

 

Hembras reproductoras.

 

¿Tienes preferencia por alguna línea o líneas de palomas?

 

Si, por supuesto. La mejor línea de palomas que se puede tener es aquella que compite bien en tu zona. Quien busque fuera palomas buenas para competir en su zona tiene mucho trabajo por delante. Quien busque "la pareja de oro" posiblemente nunca tendrá una buena paloma en su palomar. La paloma buena es la que viene de las sueltas Solo mantengo una paloma en la reproducción si sus hijos obtienen buenos resultados. Antes mantenía muchas palomas por tener una sangre muy directa de nuestras antiguas campeonas, aunque sus hijos no fueran buenos voladores, pero me he dado cuenta de que esto es un error. Si una paloma no da la saco inmediatamente del palomar. Esta es otra gran medida que he tomado en los últimos años, con esto he conseguido tener mejores palomas y más jóvenes en la reproducción, que para mí es otra clave para la cría, la edad de las palomas. Solo reservo sitio en el palomar hasta su muerte a nuestros super campeones, estas palomas que se han ganado el pan siempre tienen un lugar privilegiado dentro del palomar y buenos cuidados hasta su muerte.

 

Háblanos de tu mejor/res paloma/as, o de la/s que recuerdes con más cariño.

 

Recuerdo con mucho cariño más de una docena de palomas que han vivido en mi palomar y que han sido grandes palomas compitiendo y en la reproducción. Si tengo que hablar de mi mejor paloma teniendo en cuenta sus resultados deportivos y los de su descendencia, sin ningún género de duda mi "Campeón" (Nieto de Chato) ha sido y es la paloma más importante de mi palomar.

En un estudio que estoy haciendo desde hace tiempo y que recientemente he actualizado he encontrado casi medio centenar de coincidencias genéticas con este macho en palomas que han realizado llegadas en sueltas de más de 900 kms, tanto en mi palomar como en el de otros compañeros. Si tengo que hablar de la paloma a la que más he querido no puede ser otra que nuestro viejo Chato, he repartido sangre de este palomo por medio mundo. He perdido la cuenta de cuantos premios hemos ganado con sangre de esta paloma. Todavía tengo un hijo directo, el mejor de todos sus hijos en la reproducción, tengo palomas hijas directas marcadas de gran fondo desde 2004 hasta 2016. Al igual que el Chato, y también el Campeón han sido muy longevos reproduciendo calidad, creo que esta es una característica genética que distingue a algunas palomas de esta familia.

 

 Fernando de la Fuente Evangelista (Nando) - Parte 2 de 2

Deja un comentario

Tu email no se publicará. Los campos obligatorios están marcados con un *





Back to top