Es importante recordar que si la comida administrada es rica en carbohidratos, estos se transformarán rápidamente en grasa al llegar al hígado, ya que son necesarios tanto frente a un entrenamiento rutinario como ante un maratón de 1000 Km. Para estas carreras más largas, podría ser una buena idea complementar las dietas ricas en carbohidratos con algunas semillas ricas en grasas como los cacahuetes, o pipas de girasol, durante los últimos 2 o 3 días previos al enceste, para agregarle un poco más de grasa a las reservas.
Como saben que el exceso de glucosa se puede transformar rápidamente en grasa, podrían añadir glucosa en polvo al agua de los bebederos durante un día o dos, por ejemplo martes o miércoles (este último sólo por la mañana, dándoles agua limpia por la tarde), si el enceste se realiza la tarde-noche del jueves. También pueden usar otro tipo de azúcar, la fructosa, en lugar de la glucosa. El uso de la fructosa resulta todavía más beneficioso, debido a que su proceso de asimilación y transformación en grasa es más rápido que el de la glucosa. Puede ser igualmente aconsejable administrar miel (aproximadamente 30% de glucosa y 40% de fructosa) en lugar de los 2 azúcares mencionados, ya que para las palomas es una golosina y además muy saludable cuando regresan de una suelta.

mielCuando estos azúcares los mezclamos con el agua, o les damos cualquier otro uso alimenticio, no deberíamos dejarlos a disposición de las aves más allá de un día, 2 arriesgándonos mucho, debido a que algunas bacterias y hongos encuentran en ellos un sustrato precioso para desarrollarse. Si algunos de estos patógenos perteneciesen a especies potencialmente peligrosas, como la Salmonella spp. o la Escherichia coli, es posible que no quisiesen echarles una mano a lo hora de desarrollarse proporcionándoles una sobredosis de azúcar. Sucede lo mismo en el caso de las vitaminas, no las dejen en el agua de bebida más allá de un día, 2 a lo sumo, debido a las mismas razones.


También es evidente que debemos reducir el nivel de guisantes en la comida de concurso (sport), pero no eliminarlos. Disminuyamos la cantidad de guisantes y otras semillas ricas en proteína, en beneficio de otras ricas en carbohidratos debido a la energía que aportan a la hora de los concursos. No podríamos definir a los guisantes como un alimento energético, pero como vimos anteriormente, las proteínas que aportan son importantes para la reparación del desgaste o daño sufrido por músculos y otros tejidos durante las carreras. Su uso se hace más lógico si la carrera anterior ha sido dura, o si las aves han tenido que desarrollar un esfuerzo extra, en ese momento sí es necesaria la presencia de algunas proteínas en la dieta, para usarse en el proceso de reparación.

guisantes3Hemos visto, al inicio del artículo, que un elevado nivel de proteína en la dieta disminuirá la cantidad de grasa que el hígado será capaz de sintetizar. ¿Por qué querríamos disminuir la producción de grasa antes de una carrera, cuando sabemos que es la reserva primordial para desarrollar vuelos prolongados? Un ejemplo relacionado con nosotros, ¿por qué querríamos llenar el depósito del coche con queroseno, cuando lo que usa es gasolina? No deseamos esto, al contrario, queremos proporcionar el mejor combustible disponible (gasolina). La elevada competencia a la hora de preparar a las palomas para las carreras debe estar, seguramente, detrás de la disminución del uso de semillas ricas en proteína. La misma competitividad aumenta, en muchos casos, la confianza en aquellas semillas con alto contenido en carbohidratos, junto con la administración extra, pero breve, de semillas ricas en grasa durante algunas etapas, dependiendo de la distancia para la que estemos preparando a las palomas. Algunas proteínas también parecen ser necesarias como fuente de ácido úrico, útil a la hora de prevenir o reducir los efectos de la hipertermia (aumento excesivo de la temperatura corporal) originada durante las carreras, sobre todo en aquellos lugares donde nuestro deporte se desarrolla en climas muy calidos.

Algunos colombófilos me han preguntado por las cantidades exactas de alimento por paloma durante la temporada de concursos. Parece demostrado que en aves, la administración manual de una cantidad determinada de alimento de forma diaria, da como resultado una mejor producción de grasa para reservas, que en aquellos casos donde se alimentan indiscriminada o libremente.
Para carreras más cortas, parecen adecuados 30 gramos/paloma/día. Cuando las distancias aumentan más allá de los 400 Km., quizás 40 gramos/día y más allá de los 500 Km. 45 gramos/día. Algunos días requerirán una pequeña cantidad más si por alguna razón les ha aumentado el apetito, mientras que otros días requerirían un poco menos, pero por encima de todo, prevalece aún el veredicto propio de cada colombófilo.

carunculasEn todos los casos las aves deben quedar satisfechas y ligeras en la mano, como acercándose a la forma, semejantes a un globo hinchado y pareciendo más grandes en la mano. Las carúnculas deben verse extremadamente blancas, o incluso rosas, dado que la circulación mejora al mejorar la condición. Los ojos deben relucir como diamantes, las plumas deben estar firmes y lisas, los músculos pectorales rosa y la piel clara y libre de escamas, con diminutos vasos sanguíneos cruzando visiblemente la quilla.

Durante la semana previa a la carrera, forma parte del modus operandi de algunos campeones ir rebajando el entrenamiento y aumentando la cantidad de alimento, cuando se acerca el día del enceste, especialmente en las carreras de fondo. Esto parece tener mucho sentido. ¿Para que aumentar las reservas de grasa de cara a una carrera (especialmente una larga), si se las vamos a quemar con un entrenamiento duro los días previos a ser encestadas? Esto es algo sobre lo cual reflexionar. Sería como llenar de combustible el coche para un viaje largo y usar la mayor parte del mismo dando vueltas a nuestro barrio a toda velocidad, antes de partir. Resultado: el depósito estará vacío o con poco combustible y será necesario volver a repostar para poder emprender el viaje.

Nos encontramos, también, con el punto de vista de algunos de mis colegas veterinarios, igualmente colombófilos, que son de la opinión de que durante los días previos al enceste se debería proporcionar a las aves exclusivamente agua limpia, sin aditivos de ninguna clase. La idea es evitar darles cualquier cosa que pueda provocarles una sed indeseada, mientras se encuentran de viaje de cara el punto de suelta. Algo más sobre lo que meditar.

Comprendo que algunos colombófilos, de ayer y de hoy, tengan la idea de que cualquier cantidad de grasa es un estorbo y que es importante que la eliminen rápidamente. ¿Para reemplazarla con qué? Me pregunto. Sigo preocupado, por saber que creen ellos que usan sus palomas como combustible a las primeras de cambio. Es cierto que una cantidad excesiva de grasa resulta un estorbo, pero como la grasa es claramente la reserva de la cual echan mano en sueltas cortas o largas, esta idea de despojarlas apresuradamente de peso está completamente injustificada y no se ajusta a la realidad establecida sobre las reservas energéticas. Pienso que, para las carreras más cortas, las palomas necesitan estar algo más ligeras de peso que aquellas que se envían a las carreras más largas, pero el caso es que todas ellas usan grasa como reserva para recorrer cualquier distancia.

Otro punto.

Opino que es importante no enviarlas a una carrera con el buche lleno de comida. Si las hemos alimentado correctamente hasta el día del enceste (tiempo durante el cual se debieron preparar bien nutricionalmente), no es necesario llenarlas de comida la tarde del día de la partida. Encestar las palomas con el buche lleno, es atraer una sed no deseada y si no saben beber en el camión de transporte, o sino se les proporciona agua, las aves sufrirán innecesariamente. También, se ha descubierto que las aves disponen de reservas de alimento capaces de mantenerlas hasta 72 horas, al almacenar grasa en sus músculos pectorales, de esta manera, aunque no se hayan alimentado la tarde del enceste, no deberíamos preocuparnos por ellas, siempre que hayan sido bien atendidas hasta ese momento.

palomasbudiñocomiendoAlgunos puntos más. Se debería alimentar a las palomas en el camión de transporte durante el atardecer del día previo a la suelta. Retirando los comederos antes de que caiga la noche. Definitivamente hay que descartar alimentar la propia mañana de la suelta, de nuevo, debido al problema de toparse con una sed innecesaria durante la carrera. El agua se les debería suministrar la noche anterior y en las horas previas a la salida. Sin falta. Los colombófilos necesitamos enseñarles a los pichones cómo beber en las cestas y en el camión de transporte.

Es un punto muy discutido, pero la cantidad y el tipo de alimento a proporcionar en el camión de transporte también es importante. Es probable que las palomas no necesiten más alimento que 15 o 30 gramos (máximo) por paloma la noche previa a la suelta. En caso de que se retrase la suelta por un contratiempo, posiblemente con 30 gramos/días fuese suficiente. Recuerden, ¡deberían estar bien preparadas nutricionalmente, antes de ser enviadas!
Basándonos en estos hechos, las semillas con las que se alimenten las palomas durante el tiempo que permanecen en el camión deberían consistir exclusivamente en cereales, maíz, trigo, arroz, etc. En muchos casos, lo mejor es administrar exclusivamente maíz. Estarían perfectamente bien con los 3 tipos de semillas mencionadas. Nunca con guisantes. Aunque de todas formas, es bastante probable que no llegasen a probarlos, tan pronto como se encontrasen un comedero rico en cereales, que es el alimento mas apetecible para las palomas. Como he mencionado varias veces, los guisantes no funcionan bien como complemento energético y las palomas necesitan energía para afrontar  la carrera que se les echa encima. Ahí es donde radica el valor de los cereales, especialmente del maíz.

maiz3También soy consciente de que el hecho de alimentar a las palomas con grandes cantidades de guisantes es un auto fe para un número considerable de colombófilos australianos y británicos, pero información como la presentada en la Tabla-1, acerca de semillas con alto contenido en carbohidratos, está basada en hechos científicos. Entiendo cual es el motivo por el cual se resisten a morir las costumbres y pensamientos tradicionales. Como le dije a un colombófilo australiano de Adelaida, que me lanzó un amable desafío durante mi seminario por aquellas tierras, no es mi deseo decirles a los aficionados lo que tienen o no que hacer, yo solo pretendo presentar hechos que los colombófilos reflexivos puedan aceptar o rechazar, con eso ya me doy por satisfecho.


Para terminar este artículo, espero sinceramente que los hechos y opiniones presentadas aquí y en otros artículos, en torno al argumento de las carreras y el combustible, actúen como un medio que posibilite arrojar algo de luz sobre el tema, en lugar de crear disconformidad. Del mismo modo, aguardo que todo este material ayude a que muchos colombófilos reflexionen acerca del tipo de alimento que administramos durante las diferentes etapas del año, desde un punto de vista práctico y verdaderamente científico.

 

Por: Gordon A. Chalmers.

Doctor en medicina veterinaria. Lethbridge, Alberta, Canadá.

Traducido por: Carlos Padín Cores.

Deja un comentario

Tu email no se publicará. Los campos obligatorios están marcados con un *





Back to top