Durante la preparación de la temporada de cría, hay varias cosas que deberíamos tener en cuenta todos los años. Las palomas deberían estar en óptimas condiciones, bien descansadas después de haber dejado atrás una muda sin problemas.

Unas semanas antes de juntar las parejas, me gusta sugerir la vacunación contra la PMV (paramixovirosis) y la paratifoidea (salmonela). Y también un tratamiento contra vermes, coccidios y tricomonas. El uso de antibióticos de manera preventiva resulta contraproducente y nada recomendable. Estos compuestos no tienen propiedades preventivas, simplemente terapéuticas, por lo que si no hay un problema que combatir, no sirven de nada. El empleo indiscriminado de antibióticos favorece la aparición de cepas resistentes y puede, incluso, volver a las aves más susceptibles de cara a una infección, al alterar el desarrollo normal de la flora intestinal.

emparejando

Démosle a las palomas un tiempo para recuperarse de los posibles tratamientos y de las vacunas administradas, y podremos observar un efecto rebote, donde las aves alcanzan un nivel sanitario superior al observado antes de tratarlas. Las vacunas se encuentran en el pico de su inmunidad, y estos niveles tan elevados de inmunoglobulinas pasarán a la descendencia a través de la yema del huevo y de la leche de buche, lo que nos ayuda a criar unos pichones más sanos.

Los tratamientos que hayamos dado contra tricomonas, coccidios y gusanos, tal vez no hayan sido del todo necesarios. Por lo general sí suele ser necesario tratar contra tricomonas, pero si un examen fecal no muestra vermes o incluso si constata un nivel muy bajo de coccidios, entonces podemos omitir estos tratamientos. Si no hemos podido realizar un examen fecal, es mejor curarse en salud.

Problemas con huevos y pichones.
En esta época del año cuando muchos de nosotros estamos esperando a que nuestra primera ronda de pichones rompa el cascarón, nos encontramos con algún tropiezo en nuestra búsqueda del éxito reproductivo. Los problemas más comunes suelen ser huevos claros; huevos donde el pichón muere antes de la eclosión, y pichones que fallecen durante los primeros días de vida.

La aparición de huevos claros tiende a ser el problema más frecuente durante las primeras dos puestas. Suele tratarse de huevos que nunca han llegado a comenzar su desarrollo, tal vez por no ser fértiles. En los machos, los testículos pueden entrar en inactividad durante las estaciones del año con los periodos de luz más cortos. Luego, la actividad reproductiva los volverá a activar y comienzan a producir esperma y testosterona en mayor cantidad. Y aunque este proceso se encuentre en marcha, a menudo hay un volumen bajo de espermatozoides o un menor deseo sexual en los machos. En ocasiones, la efectividad de la reproducción puede verse mermada si el volumen de espermatozoides eyaculado es bajo. Esta situación puede derivar en la aparición de huevos infértiles. Observar uno o dos huevos claros durante la primera puesta suele ser un hallazgo frecuente, que en ocasiones puede llegar a alcanzar el 50% o más del total de huevos puestos. El clima juega un papel importante en estos casos. Los periodos de temperaturas muy bajas, o menor luminosidad, acentúan el problema.

huevos nido2

Los huevos que tras haber comenzado su desarrollo, no logran mantenerlo, o mueren en el interior de la cáscara pueden ser el resultado de varios factores. Una incubación deficiente o incorrecta puede causar la muerte del embrión. En este caso puede que alguno de los padres, o ambos, estén fallando a la hora de mantener los huevos calientes, incluso si se tratase de un corto período de tiempo durante días de clima muy frío. Los huevos que han sido expuestos a sacudidas excesivas durante algún punto crítico de su desarrollo también pueden perecer. Una infección en el huevo suele ser probablemente la causa más común. Una hembra con una infección en el oviducto puede constituir una vía de acceso de esa infección hacia el huevo. Pero las infecciones acostumbran a ser más frecuentes a través de la cáscara. Esto puede ocurrir durante la puesta, ya que a menudo se contaminan con las heces durante este proceso. También puede acontecer por contaminación fecal después de la puesta, ya que con frecuencia los padres defecan en el propio nido o lo ensucian de heces con sus propias patas. Si la época del año o el clima son húmedos, el material de nidificación presenta a menudo un alto número de bacterias que han llegado hasta allí a través de las heces de los progenitores y que se desarrollan satisfactoriamente gracias a esa humedad y al calor generado por los padres durante la incubación. Cuanto mayor sea el número de bacterias alrededor de los huevos, más fácil resulta que estas lleguen a penetrar la cáscara apareciendo la posterior infección del embrión.

El fallecimiento de pichones durante los primeros días de vida también suele ocurrir cuando media una infección, bien sea en el óvulo (lo que deriva en pichones débiles), o durante la eclosión. Tras la ruptura del cascarón, los pequeños pueden infectarse mediante la leche de buche de cualquiera de los padres, o a través del material de nidificación. Durante los períodos húmedos a menudo resulta útil renovar el material con el que está hecho el nido, justo antes de la eclosión de los huevos, ya que cualquier infección presente en el exterior puede penetrar fácilmente en el organismo de las pequeñas palomas a través de la zona umbilical, ya que aún se encuentra abierta.

pichones nido

Cuando observemos que alguna pareja en concreto experimenta repetidas muertes en sus pichones, deberíamos separarlos para administrarles un antibiótico de amplio espectro durante unos 10 días, y tratarlos contra tricomonas, tras lo cual volveremos a emparejarlos.

Es fundamental prestar atención a las condiciones en las que se encuentra el material de nidificación durante los periodos antes mencionados y proporcionar periódicamente material de nidificación limpio y seco, como se indica.

Existen otros factores que pueden ocasionar los problemas que he expuesto en este artículo. Sólo he enumerado y desarrollado los más frecuentes.

Los pichones que mueren en el huevo (siempre y cuando la cáscara permanezca intacta) y los que mueren poco después de la eclosión, a menudo resultan ser ejemplares muy valiosos para realizar un cultivo o un estudio, que pueden ser muy reveladores a la hora de establecer la causa del fallecimiento y las potenciales vías de acción para prevenir futuras muertes.

Traducido por Carlos Padín Cores para thepigeonsite.com

Original publicado en: ifpigeon.com

Autor:

Dr. David Marx (Doctor en Medicina Veterinaria).

Comentarios  


Gracias Carlos!
Responder
:-) Muy buena pagina Felicidades
Responder

Deja un comentario

Tu email no se publicará. Los campos obligatorios están marcados con un *





Back to top