1ª parte del coloquio ofrecido con motivo de la XLIII Exposición gallega de la paloma mensajera.
Cangas do Morrazo / 17-I-2010

Cuando hablamos de salud o sanidad, conviene saber que debemos movernos en 2 niveles diferentes:

  • La alcanzada por el colombófilo en el propio palomar.
  • La alcanzada con el asesoramiento de un médico veterinario.

En esta 1ª parte del coloquio abordaremos el primer nivel:

EL COLOMBÓFILO Y LA SALUD DENTRO DEL PALOMAR.

Si analizamos la labor sanitaria a pié de palomar, podríamos llegar a la conclusión de que se engloba en 3 bloques concéntricos:
Palomar: Más que una construcción donde alojar a nuestras palomas resulta, a efectos biológicos, su hábitat principal. Donde van a nacer, vivir, alimentarse, relacionarse con el resto de palomas y con el propio criador. Cuando buscamos la salud, en la medida que nos sea posible, deberá ser un lugar de condiciones adecuadas para que podamos encontrarla.

Colonia: Grueso que engloba todas y cada una de nuestras palomas. Reproductoras, pichones, voladoras, etc. Pero va más allá de una medida real de cantidad, conforma la imagen real de nuestro modo de entender la colombofilia. (Según la gestión que hagamos de ella: sistema de adiestramiento y competición, tamaño, edad media de los componentes, alimentación, etc.)

Palomas: Finalmente, la unidad fundamental en la que se puede dividir cada colonia.

Interactuando de la siguiente manera: El palomar es el envoltorio de la colonia, siendo esta la que contiene a todos y cada uno de los individuos.

Abordemos ahora el dinamismo interno de esta relación, donde los 3 bloques conforman la estructura tridimensional de la labor sanitaria alcanzada por el colombófilo. Os preguntareis cómo. Muy sencillo:

PALOMAR, supongamos que es la base (Cimentación) donde se sustenta y comienza a erguirse el nivel sanitario. Cuando el colombófilo trata de alcanzar el máximo rendimiento sanitario con su trabajo, los cimientos de esta labor deben encontrarse en el PALOMAR, en su construcción y disposición. Veamos cuales pueden ser los puntos básicos (o cimientos) que aseguren un palomar saludable:

  • p1170012Orientación:

Acostumbra a estar supeditada al espacio del que disponemos cuando construimos el palomar.
En un concepto sanitario, ¿cual es la mejor orientación? Pues la que protege de la entrada directa en el palomar de los vientos y lluvias dominantes en la zona y ofrece simultáneamente Sol (luz y calor) en el interior del palomar a primera hora de la mañana.
¿Que beneficios aporta una buena orientación a la salud de las palomas? Si el Sol entra en el palomar a primera hora de la mañana, este empieza a calentarse en el momento de menor temperatura. Protege de las corrientes directas de aire (que perjudican al organismo e influyen en la temperatura interior) y evita humedades dentro del palomar.

  • Ventilación.

Una buena ventilación, renueva el volumen interno de aire alejando los gases producidos durante la respiración y la descomposición de los excrementos. Debe evitarse siempre la aparición de corrientes directas de aire que puedan alcanzar a las palomas. Para conseguir un control estricto en este campo, debemos ser conscientes de algunos factores a la hora de construirlo y luego ir puliéndolo con diferentes modificaciones hasta alanzar el estado más óptimo posible. Es muy sencillo conseguir una ventilación natural en una estancia, simplemente disponiendo pequeños lugares de entrada de aire a nivel bajo y salida a nivel elevado o por el techo. En última instancia, siempre podemos forzarla con aparatos eléctricos.

  • Humedad.

Factor totalmente desfavorable. En la medida de lo posible deberemos evitar todo tipo de humedades en el palomar, bien sea la que pueda entrar por las aberturas, por el suelo, a través de paredes porosas, etc.
Un ambiente húmedo, es totalmente insano para la mayoría de organismos terrestres. Por otra parte, el componente salino de los excrementos acostumbra absorber humedad, volviéndolos blandos. Esta materia húmeda, se convierte en un medio de cultivo ideal para hongos, bacterias, huevos de mosca y, sobre todo, para los oocistos de los coccidios y para los huevos de los parásitos intestinales, ya que se conservan mejor y más tiempo en un ambiente húmedo, hasta ser ingeridos por otra paloma.

  • Iluminación.

El aporte de luz solar es un factor imprescindible para el correcto desarrollo de diferentes etapas vitales de nuestras palomas. Es necesario para que el organismo pueda sintetizar las vitaminas D2 y D3, relacionadas con la fijación del Calcio en los huesos. Elemento sumamente importante el Ca., ya que se relaciona con el desarrollo óseo de los pichones, la creación de la cáscara del huevo en las hembras, y la contracción muscular tan importante en nuestras deportistas.

  • Ruptura térmica.

Debe ofrecer amparo frente a los cambios de temperatura exteriores. En este aspecto, los mejores están construidos para asegurar un “microclima” lo más estable posible durante el año. Evitando las caídas bruscas de temperatura durante las noches frías, y los aumentos durante los días calientes. Estos picos de temperatura acarrean cierto estado de estrés fisiológico, que influye en el sistema inmunitario de los organismos.
Además, durante las noches frías, la ruptura o aislamiento térmico evita la condensación (humedad) que se puede producir en el palomar cuando el aire ligeramente más caliente del interior entra en contacto con las paredes o el techo si están á temperatura exterior.

COLONIA, columna de carga de la labor sanitaria, asentada sobre los cimientos construidos en el palomar. Aspectos relacionados con la sanidad:

  • Asegurar una base reproductora sana:

Criar sólo con palomas sanas y sin precedente de enfermedades.

Hay que criar con los campeones, está claro. Pero seamos un poco más exigentes, criando solo con palomas que jamás mostrasen el menor indicio de enfermedad, aún en compañía de palomas enfermas. Es probable que este hecho se deba a alguna característica genética que las hace menos susceptibles a ciertas enfermedades, y que seguramente podrán llegar a transmitir a su descendencia.
Por otra parte, una paloma de cría enferma, acabará contagiando a su descendencia. O cuando menos, su falta de vitalidad, repercutirá en el correcto desarrollo de los pichones.

Selección / Eliminación de los pichones.

Recordemos que hablamos de salud. Todo pichón que muestre taras en su desarrollo: incapacidad para salir del huevo por sus propios medios, crecimiento y emplumado atrasado, falta de vitalidad, anomalías en el desarrollo óseo, incapacidad de alimentarse por si mismo cerca del mes de vida, inapetencia en los adestramientos, etc., no será jamás será un pichón de podio, sino de clínica.

  • Control del estrés: (Físico y psíquico)

Respetar la relación nº palomas/m3: (Evitar la temida superpoblación.)

3 palomas × m3 de habitáculo, o menos, seguran la correcta relación entre los recursos del habitáculo (espacio, aire) y el número de individuos.

Evitar las condiciones extremas de temperatura y humedad.

Evitar la sobreexplotación (cría, carreras), respetar el descanso necesario.

  • Alimentación:

Semillas:

De calidad.
Mezcla variada, equilibrada, adaptada a la época del año. Con cambios progresivos y no bruscos, que ayuden a la adaptación del aparato digestivo.

Limpias, sin hongos ni insectos.
Disminuyen la calidad nutricional de las semillas al alimentarse previamente de ellas, y constituyen vectores de entrada de infinidad de patógenos y sustancias tóxicas para el organismo.

Secas. Sin humedad y almacenadas en lugar fresco y seco.

Vegetales (Verdura, lechuga, zanahoria, etc.).

Aportan de forma más económica y natural, infinidad de elementos necesarios para el correcto metabolismo de todo organismo. Vitaminas, proteínas, minerales, etc.

Suplementos:

Grits y piedras de picar.
Aportan elementos fundamentales que las palomas no reciben con la dieta de semillas. Incluso pequeñas piedras que usarán en la molleja como “gastrolitos” que mejoran la  trituración del alimento.
Debemos recordar que estos materiales, debido al alto contenido salino, tienden a absorber humedad del ambiente, convirtiéndose en reservorio y vector de transmisión de patógenos al alcance de las palomas.

p1170011Vitaminas, etc.
Imprescindibles para el correcto metabolismo del organismo sobrecargado de todo atleta.
Debemos recordar que gran parte de la dieta ya aporta vitaminas, y que un aporte excesivo (hipervitaminosis) llega a resultar nocivo, sobre todo para hígado y riñones.

  • Higiene:

Limpieza.

Si las palomas pueden entrar en contacto directo con los excrementos, la limpieza debería ser diaria para evitar que agua y comida lleguen a contaminarse.
Por otra parte, un ambiente totalmente aséptico, coarta el total desarrollo del sistema inmunitario. Una exposición CONTROLADA a un ambiente sucio permite al organismo entrar en contacto, desde su infancia, con diferentes patógenos habituales que estimularán su sistema defensivo.

Desinfección.

Fuego.
Controlando el riesgo de incendio, las altas temperaturas son un arma ideal para deshacerse de diversos patógenos microscópicos. E igual de eficaz contra hongos, ácaros, insectos y sus huevos.

Químicos. (Lejía, Amonio Cuaternario, Productos Iodo, etc.)
Desinfectantes a base de cloro o de iodo detienen el crecimiento de bacterias, virus u hongos pero no eliminan ni oocitos ni los huevos de los vermes, ya que están muy bien protegidos por una cubierta grasa. Además, podrían resultar tóxicos paras las palomas.
La lejía, diluida en agua, ofrece una desinfección segura y sencilla. Aplicarla tras la limpieza con un paño húmedo o con una fregona, asegura el acceso a cada recoveco. Si pasamos luego el soplete, ampliamos la acción desinfectante y secamos al mismo tiempo. Esta limpieza, en húmedo, también ayuda a eliminar el polvo sin ponerlo en movimiento.
Estos 2 puntos principales, deben observarse también en comederos y bebederos.

Prevención y eliminación de plagas:

Ácaros, roedores, moscas y mosquitos, parásitos externos, demás aves silvestres.
Todos portadores y vectores de entrada de enfermedades.
Trampas y venenos son remedios eficaces pero pasajeros y hasta peligrosos para las palomas. El modo más eficaz radica en ofrecerles a las plagas un ambiente hostil. Sin acceso a alimento ni refugio.
El baño es una herramienta muy útil para controlar muchos de los parásitos externos.

  • Prevención de riesgos de entrada de enfermedades:

Cuarentena.

Sin excepción para toda paloma nueva que llega a la colonia. Y hasta certificar su estado de salud.

No introducir palomas ajenas o desconocidas.

Y mucho menos sin saber so origen, si están vacunadas, si tienen precedentes de enfermedad en la colonia de origen, etc.

Apartar todo individuo enfermo.

Acaban resultando, con el tiempo, un nuevo foco de infección. Más en un clima húmido como el gallego.

PALOMAS, nivel superior, sustentado sobre el resto de estructuras. Como en los casos anteriores, el control sanitario de cada paloma individualmente, tiene los siguientes puntos básicos:

  • Observación continua de las palomas.

Ayuda a identificar y atajar prematuramente la mayoría de los brotes patológicos.

Del estado anímico y la conducta.

Informan sobre el bienestar del individuo. La apatía es un síntoma precoz de muchas enfermedades.

Del correcto desarrollo de la muda.

Las anomalías en la muda pueden esconder desde un déficit nutricional, hasta uno hormonal.

Del correcto desarrollo de puesta y cría.

Toda desviación de la norma en individuos jóvenes (e incluso en los otros) debe ponernos en guardia contra posibles problemas. Falta de iluminación, hipocalcemia, obesidad, mala nutrición, infecciones del tracto reproductivo, enfermedades sistémicas, hipotiroidismo, presencia de agentes tóxicos... etc.

De los volúmenes de alimento y bebida ingeridos.

Los descensos en el consumo se relacionan con la apatía y con los primeros síntomas de muchas enfermedades.
Los aumentos, con patologías relacionadas con el tracto intestinal, diarreas, etc. No confundirlos con el aumento del consumo de agua en los meses de calor.

De las ganas de entrenar según la época del año.

Ojo con los individuos que entrenando correctamente con anterioridad, dejan de hacerlo sin motivo aparente como altas temperaturas, vientos fuertes, fatiga acumulada, etc.

De indicios de cambio brusco en todo lo anterior.

Denotan, sin lugar a dudas, problemática subyacente.

  • Interpretación de las pautas de costumbre.

Saber identificar las causas de los cambios.

Para el colombófilo la información es vital en este campo. Un conocimiento profundo de las palomas ayuda a diferenciar, por ejemplo, entre una parálisis con trasfondo patológico, y una producida por falta de minerales en una paloma de cría.

 

Hasta aquí los puntos más importantes relacionados con el nivel sanitario.
Ahora bien, como toda estructura arquitectónica, el palomar, la colonia o las propias palomas, pueden carecer o ver debilitado alguno de los puntos citados. Como en el caso de las construcciones, ese hecho puede corregirse en cierta medida reforzando el resto de la estructura de modo que pueda suplir la labor de la que falta.
Así puede explicarse, por ejemplo, que palomares mal orientados, o con poca ventilación, no tengan problemas de salud. Esto sucede porque el resto de la estructura está reforzada, por ejemplo con una gran base reproductora de individuos resistentes, o con un menor número de palomas por m3.

Finalmente, podríamos preguntarnos que lugar o nivel ocupa el colombófilo dentro de esta construcción. Y realmente, el colombófilo no tiene un nivel propio. Su presencia debe manifestarse en todos y cada uno de los 3 niveles referidos. Su mano, experiencia, paciencia, ánimo, son la argamasa que une todas las piezas de la construcción tridimensional aportándole solidez o debilidad al conjunto.


Autor:

Carlos Padín Cores - Biólogo.

Agradecimientos:

José Pereiro Francés.
Ángel Torre Iglesias.
Manuel Fernández Mallo.
Fernando de la Fuente.

Deja un comentario

Tu email no se publicará. Los campos obligatorios están marcados con un *





Back to top