Profilaxis. Medidas preventivas contra problemas sanitarios de las palomas mensajeras

Invierno y palomas mensajeras

Después de alcanzar a ver el sol por primera vez tras lo que me habían parecido semanas de clima frío y lluvioso, por fin tuve la oportunidad de vacunar a mis palomas. Mientras las cogía y me preparaba para llevar a cabo la tarea, me dediqué a pensar en algunas de las cosas que es necesario que todos tengamos siempre presentes en esta época del año.

invierno

Una de las razones que nos llevan a vacunar a nuestras aves antes del emparejamiento es el asegurar que los reproductores comienzan la época de reproducción con el nivel más alto posible de anticuerpos. Esto resulta sumamente importante a la hora de conseguir descendencia de calidad, ya que los pichones reciben buena parte de sus inmunoglobulinas gracias a sus progenitores, a través de la yema del huevo y de la leche de buche. Esta inmunidad pasiva (temporal) ayuda a mantener a los pequeños pichones sanos hasta que su propio sistema inmunitario se encuentre rindiendo al 100%.

Durante la temporada de descanso, las aves tienden a coger algo de peso. Hasta que no tocamos a unas pocas, no nos percatamos de lo que realmente han engordado. Realizar ejercicio regularmente durante esta época del año resulta útil para controlar el peso de las palomas, pero en los lugares donde no sea viable, o si la configuración del palomar no lo permite, tendremos que intervenir ajustando la cantidad de alimento para prevenir que la obesidad se convierta en un problema. En el transcurso de las estaciones frías, debido a su instinto de supervivencia, las aves tienden a comer en exceso. Algunas veces actuarán como si estuviesen muertas de hambre simplemente porque su organismo les está aconsejando abastecerse de cara a tiempos difíciles, o de carestía. Debemos controlar paulatinamente el estado de las aves y reajustar su alimentación según consideremos necesario. La cebada constituye una ventaja, acabada la muda, ya que es menos apetecible para las aves y también más baja en calorías que otros granos.
¿Por qué conviene evitar que las palomas engorden demasiado? Cuando están obesas tienen menos ganas de volar, se les hace más difícil, y también encuentran más dificultades a la hora de copular correctamente (lo que puede derivar en huevos infértiles), además es frecuente que una hembra obesa tenga problemas durante la puesta o la incubación de los huevos.

baño

Es fácil bajar la guardia durante el invierno cuando se trata de ponerles el baño a nuestras palomas. Me acordé de esto cuando vi lo sucio que podía llegar a estar el plumaje. Nos cuesta más hacerlo de forma periódica cuando el tiempo está frío y los días invernales se vuelven menos soleados y más cortos. A nuestras aves les encanta el baño, sea invierno o verano, y si bien sanitariamente no es un asunto de importancia capital, sí es una medida higiénica importante que las aves apreciarán sin duda alguna.

Antes del emparejamiento, es buena idea realizar tratamientos contra los problemas más típicos, tales como tricomonas, coccidios y gusanos. Pero ojo, el uso de antibióticos de amplio espectro para limpiar el organismo de las aves es una medida contraproducente. Los antibióticos no tienen efecto preventivo, sólo terapéutico. También pueden eliminar las bacterias beneficiosas que mantienen controladas las colonias de bacterias nocivas, por lo que tras el uso de estos compuestos, las palomas pueden encontrarse más vulnerables que antes.

agujavacunas

Cuando administren las vacunas (yo lo hago contra paramixovirus y salmonela) recuerden ser cautelosos, la vacuna debe inocularse bajo la piel, evitando profundizar en el tejido muscular u otras estructuras vitales, o hacerlo superficialmente inyectando en la propia piel. Si profundizamos demasiado, podemos causar daños graves en los músculos o, lo que es incluso peor, alcanzar un vaso sanguíneo. Si la vacuna se inyecta en un vaso sanguíneo importante la paloma podría morir en cuestión de minutos, o incluso segundos.

inyeccion

Al sentir como la aguja atraviesa la piel, no debemos seguir profundizando. Manteniendo el bisel de la aguja hacia arriba facilitaremos la correcta administración de la vacuna. La inyección debería realizarse en la parte dorsal del ave, siguiendo la línea imaginaria que divide el cuerpo en dos mitades, cerca de donde el cuello se une a la espalda, o bien en la ingle. La ingle es una zona más segura pero más problemática a la hora de acceder para administrar la vacuna. Cuanto más ascendamos por el cuello, más se incrementa el riesgo de alcanzar un vaso sanguíneo.

 

Traducido por Carlos Padín Cores para thepigeonsite.com

Original publicado en: http://www.ifpigeon.com/IF/articles/if_article_winter_d_marx.html

Autor:

Dr. David Marx.

Doctor en Medicina Veterinaria, probablemente el mejor veterinario colombófilo de Estados Unidos. Consumado competidor, presidente fundador y durante dos mandatos de la Asociación de Veterinarios Colombófilos. En 1992 comenzó a publicar una columna mensual en el Racing Pigeon Digest sobre salud y posibles problemas, hoy compilados y publicados en un libro de bolsillo que ya es toda una referencia bibliográfica.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar


Back to top