Extraído de la revista digital: Aves Magacín

La Familia de los Circovirus son ADN virus  que afectan a diferentes seres vivos, entre ellos a las aves. Producen deferentes cuadros clínicos, según las especies por ejemplo en las gallinas, ocasiona una enfermedad inmunodepresora llamada, Anemia Infecciosa de los Pollos. Entre las aves mascotas más populares encontramos también afecciones particulares ocasionadas por Circovirus. En Psitácidos produce la Enfermedad del Pico y las Plumas (PBFDV), la Muda Francesa en la cotorra, Circovirosis de las palomas (PiCV) y Circovirsis de los canarios (CaCV).

La Enfermedad del Pico y de las Plumas afecta a una gran variedad de loros en la vida silvestre y en cautiverio; siendo las cacatúas, (Cacatúa spp.), loros Eclectus (Eclectus roratus), cocorillas (Nymphicus hollandicus), cotorra australiana (Melopsittacus undulatus), inseparables (Agapornis spp.), Loris de Australia, islas del Pacifico y sudeste de Asia y el Loro gris africano (Psittacus erithacus). Las puertas de entrada de los Circovirus de la Enfermedad del Pico y las Plumas son la oral, intranasal e intracloacal. Esta afección se manifiesta con frecuencia entre los 6 meses y 3 años de edad, período en que los psitácidos parecen ser más susceptibles.
El período de incubación de la enfermedad va de 25 a 40 días según se determinó experimentalmente. Pero en algunos individuos la enfermedad puede llevar meses de incubación.
Se caracteriza por procesos de mal formación de las plumas en crecimiento que inicialmente son afectadas en escaso número, adoptando luego patrones de distribución similares al los de la muda, para finalmente progresar hacia una distribución corporal simétrica de escasas plumas mal formadas en el ave afectada. Las pocas plumas que alcanzan desarrollar presentan un tamaño menor, el cálamo de la misma puede presentar hiperqueratosis (un aumento desorganizado de la queratina); el pico también presenta inicialmente hiperqueratosis en sus estratos superficiales, para luego observarse una prolongación y sobre crecimiento del mismo; cuya porción distal en procesos avanzados puede sufrir fracturas dejando expuesto tejidos muertos y hueso subyacentes.
La mayoría de los psitácidos afectados muere a causa de las lesiones primarias o bien por acción de infecciones secundarias oportunistas por hongos, levaduras, bacterias u otros virus, preferentemente polyomavirus apreciándose la acción inmunodepresora de la infección por Circovirus.

En la cotorra australiana (Melopsittacus undulatus) produce una forma aguda de la enfermedad llamada Muda Francesa afecta pichones durante el cambio de pluma juvenil a plumaje de adulto. En estos casos se aprecia que las remeras primarias crecen mal formadas, cortas y luego caen, es una afección de la que el ave no se recupera y se ve incapacitada de volar.

Circovirus en palomas.

En los Columbiformes es una enfermedad preocupante sobre todos en palomas de carreras (Columba livia), y las destinadas a la producción de carne debido a que produce mal formación de plumas parecidas a la enfermedad en los loros. Afecta palomas entre el primer mes y los cuatro meses de vida, presentándose, además de la afección de las plumas, una diversificada variedad de signos clínicos como letargia, perdida de peso, dificultad respiratoria, diarrea, baja performance en carreras debido a la mala calidad del emplume. También debido a la acción inmunosupresora de los Circovirus, las palomas afectadas están predispuestas a enfermedades concurrentes como aquellas producidas por chlamydophyla psittaci, adenovirus, herpesvirus, mycoplasma y bacterias de distribución sistémica.

En canarios (Serinus canaria), la enfermedad se presenta en un cuadro llamado “Punto Negro”.

Este se caracteriza por presentarse en pichones de nido (de 3 a 7 días de vida). El pichón infectado muestra distensión abdominal, el hígado aumenta dos veces su tamaño aproximadamente lo que permite observarlo a simple vista a través de la piel del pichón, y la afección más notoria es el mencionado “Punto Negro” que no es más que la observación de la vesícula billar pletórica de bilis. En las aves que se observa ésta característica la muerte se hace inevitable, afecta solo a parte de la nidada el resto de los pichones crecen sin problemas.

Punto negro en canario.

El diagnostico de las Circovirosis de las Aves puede llevarse a cabo evaluando la típica signología clínica, biopsias de la pluma y del folículo de la pluma (psitácidos y columbidos), histopatología (observación de cuerpos de inclusión intranucleares y citoplasmáticos en pluma y su folículo, en la Bolsa de Fabricio, y otros tejidos), por microscopia electrónica y con el advenimiento de las técnicas de diagnóstico molecular, la de elección es el PCR.

Med. Vet. Carlos Daniel Gornatti Churria y Med. Vet. Miguel Víctor Piscopo. Docentes del Laboratorio de Diagnóstico de Enfermedades de Aves y Pilíferos de la Facultad de Ciencias Veterinarias de la UNLP.

Deja un comentario

Tu email no se publicará. Los campos obligatorios están marcados con un *





Back to top